Las compañías deben desembolsar fuertes inversiones. El esquema de financiamiento y los puestos laborales son puntos clave de la licitación

A casi un año de la apertura de sobres, el gobierno municipal dará a conocer en las próximas semanas las dos empresas de transporte urbano de pasajeros a las que se les adjudicarán los grupos de líneas del futuro sistema que fueron reservados para los operadores privados. La intendenta Mónica Fein confirmó que el objetivo es arrancar con el próximo esquema de transporte a partir de enero próximo, cuando es más baja la demanda de pasajeros. Las dos firmas ganadoras tendrán cinco meses para poner apunto las 570 unidades exigidas en el pliego para salir a circular, la infraestructura para guardar los colectivos y en puntas de línea. Todo un desafío.

Las fuentes consultadas del sector por LaCapital reconocieron que la inversión entre las dos empresas sólo en los colectivos, en caso de tratarse de unidades cero kilómetros, rondará entre los 1.480 y 1.830 millones de pesos (cuestan entre 2,6 y 3,2 millones de pesos cada una). Vale recordar que en el pliego lo que se exige en el “flujo de fondos” de los candidatos una antigüedad promedio a lo largo de los diez años de concesión, por lo que no necesariamente tienen que ser unidades a estrenar. De todos modos, los niveles de inversión exigidos impacta diferente en cada uno los oferentes, ya que en más de uno significa —en caso de ganar la compulsa— duplicar su tamaño actual.

Comentarios