A principios de año debutó la aplicación FaceApp (disponible, gratis, para Android y iPhone). Permite agregar una sonrisa a un retrato, o simular, sobre esa misma imagen, el paso del tiempo en el rostro de una persona. Ahora suma una alternativa: cambiar los rasgos de la cara para simular que la persona retratada es asiática, negra, india o caucásica (europea).

No siempre funciona bien y tiene sus limitaciones: dependiendo del rostro y de su orientación en la foto, será más visible el reemplazo de los ojos, nariz y boca; al igual que las aplicaciones tipo Prisma (que aplican filtros estilísticos sobre imágenes y videos), todo el funcionamiento está basado en redes neuronales y algoritmos que analizan la cara y buscan modificar elementos pero intentando ser fieles al original.

FuenteLa Nación
Compartir

Comentarios