Carlos López, director de la Escuela Argentina de Parrilleros, le explicó a Infobae cuáles son los pasos a seguir para que no falten brasas a la hora de cocinar la carne. Qué hay que tener en cuenta.

Es el ritual argentino por excelencia. Uno lo idea, entre varios lo materializan y se pone en marcha. Está la persona que compra la carne y la bebida, la que se ofrece a cocinarlo y también el espectador, aquel que va a ser parte de la previa, del durante y del después, pero no aporta nada más que la presencia y las ganas de comer.

El asado tiene tantos secretos como seres humanos que lo preparan. Cada uno con su librito: la forma de encender el fuego, los ingredientes que conforman la picada, la bebida que está permitida y los métodos necesarios para que la carne encuentre su mejor sabor son algunas de las responsabilidades a las que el asador no le puede escapar.

Dentro de estas, el fuego es el primer gran paso para que el resultado obtenido sea el esperado. Carlos López, director de la Escuela Argentina de Parrilleros, le explicó a Infobae los pasos a seguir para tener un fuego perfecto. “Para un buen asado tenemos que pensar en el fuego. Y para un buen fuego, tenemos que hablar de combustibles. Leña, carbón y gas. Son los tres combustibles principales para hacer un asado”.

El experto detalló: “Con una parrilla a gas nunca vamos a obtener el verdadero asado. Se trata del verdadero aroma, el verdadero sabor de la carne que le da la leña y el carbón”. Además, detalló que para distinguir un buen carbón “tiene que tener un sonido de campana, metálico”.

En esa misma línea, la leña también es una buena elección, ya que sirve para ahumar. “El carbón debe estar bien encendido, no puede tener nada negro. En cuanto a la leña, dependiendo del tipo de la misma, estará el aroma y sabor que tendrá el asado”, concluyó López.

FuenteInfobae
Compartir

Comentarios