Maradona le respondió a Capriles, quien había cuestionado a la gente de izquierda que vive como millonaria.

La pelea entre el futbolista Diego Maradona y el gobernador opositor de Venezuela , Henrique Capriles , entró en un nuevo capítulo ayer, cuando el deportista respondió a las acusaciones y aseguró en su cuenta de Facebook que él “no se vendió”.

“Capriles, conmigo no te victimices. Yo sé muy bien lo que es vivir con 7 hermanos y no tener nada para comer. Ojalá hubiésemos tenido esos 15 dólares!!! La diferencia entre vos y yo, es que yo no me vendí nunca”. Así respondió Maradona a las acusaciones de uno de los líderes de la oposición, que desde hace meses están en las calles de Venezuela para exigir una salida democrática a la crisis económica y social que vive el país.

El gobernador de Miranda había salido al cruce de la defensa que el futbolista hizo al presidente Nicolás Maduro, a quien le había demostrado su fiel apoyo. “Cuando Maduro ordene, estoy vestido de soldado para una Venezuela libre, para pelear contra el imperialismo y los que se quieren apoderar de nuestras banderas, que es lo más sagrado que tenemos. Viva Chávez “, había escrito en las redes sociales el argentino.

Consultado sobre estos dichos, Capriles había asegurado: “Si Maradona quiere venir, yo personalmente voy y lo busco en el aeropuerto y lo llevo para que vea la situación de Venezuela. Le preguntaría a esa gente que se dice de izquierda, que se dice progresista, que dicen defender a Maduro, si ellos viven con 15 dólares al mes. Si es así, que lo sigan defendiendo”.

“En América latina hemos tenido en los últimos años gente que se dice de izquierda, que se esconde detrás de eso y vive como millonario”, había agregado Capriles.

Maradona no dejó pasar la respuesta y por ello publicó ayer esta nueva respuesta en Facebook, en la que apela a sus raíces y las de su familia para advertir que él bien sabe cómo es vivir con poco dinero por mes.

Venezuela vive desde principios de abril en estado de máxima tensión por las marchas opositoras en las calles, la represión de las fuerzas de seguridad de maduro, que ya provocaron alrededor de 130 muertes, y una sociedad que tiene que cruzar la frontera para comprar los alimentos y los productos que necesita para vivir a diario.

Comentarios