Particularmente, la medida se aplicó sobre la zona que afecta a la laguna La Picasa, en el sur provincial.

José Garibay (LT10)

El gobierno provincial tomó la determinación de cerrar canales clandestinos que aportarían un abundante caudal de agua a la laguna La Picasa. Al respecto, el ministro de Infraestructura y Transporte de Santa Fe indicó que “los productores empezaron hace mucho tiempo a trabajar sobre sus tierras, generando canales que no eran autorizados por la provincia y, evidentemente, iban generando un impacto aguas abajo que complicaba la situación”.

En declaraciones a LT10, José Garibay aseveró que se priorizó “el sector del sur, la laguna La Picasa”. “Ya tenemos identificada una red de canales clandestinos. En algunos es más sencillo porque se trabaja, simplemente, tapándolos desde el sector de una carretera, de un camino rural”, explicó y, al mismo tiempo, aclaró que en otros casos “es necesario entrar en terrenos privados y lleva más tiempo porque hay que incorporar la participación de la Justicia”.

En concreto, el funcionario consignó que se cerró un canal “muy importante en la zona sur, en Rufino. Junto con el Ministerio de Medio Ambiente, procedimos al cierre y a la sanción para el propietario”. Además, detalló que este canal tenía una base de siete, ocho metros de ancho.

Compartir

Comentarios