Rolando Galfrascoli, subsecretario de Investigación Criminal de la provincia, brindó detalles de las circunstancias que rodean el asesinato del policía, ocurrido un mes atrás en Yapeyú. La clave, el enfrentamiento entre dos bandas del barrio. Por su parte, Nancy Scarfone –viuda del agente– insistió en que se trató de “una emboscada”.

Rolando Galfrascoli (LT10)

El caso Pablo Cejas –el agente policial que fuera acribillado durante la noche del último 17 de julio en barrio Yapeyú– se acerca hoy a su resolución. Alrededor de las 7 de este jueves, en Laguna Paiva, fue detenido el segundo imputado por el crimen. Gracias al “trabajo investigativo de la PDI se logró detener a quien pensamos puede ser el segundo coautor material del homicidio de Pablo Cejas”, sostuvo Rolando Galfrascoli, subsecretario de Investigación Criminal de la provincia, en comunicación con LT10.

El detenido “es uno de los chicos que formaba parte, primero, de una sola banda de chicos muy chiquitos atravesados por la violencia desde hace mucho tiempo, a la par víctimas y victimarios de un montón de situaciones sociales que terminan ejerciendo violencia altamente lesiva”. Al mismo tiempo, la banda en cuestión se dividió en dos tras la llegada de una persona más grande –según apuntó el funcionario–. A partir de entonces, se suscitó “un enfrentamiento muy profundo entre las dos facciones”. “Este segundo joven –continuó– era parte de una las facciones enfrentadas a la se podría mencionar como allegada al hijastro de Pablo Cejas”.

De esa forma, la principal hipótesis en torno al asesinato se centra en la intervención del propio policía ante el enfrentamiento de ambas bandas. “En un primer momento eran chicos que se habían criado juntos, que compartieron momentos de su infancia, después momentos de su adolescencia, lamentablemente atravesada por la violencia, y a partir de un año –aproximadamente– se enfrentaron y ese enfrentamiento llevó a un espiral de violencia que termina con, por lo menos, dos homicidios”. Es decir, el de propio Cejas y “otro anterior que puede estar relacionado, a la violencia entre dos facciones, de un chico de apellido Gómez”.

Concretamente, los dos tenidos son jóvenes que tienen entre 20 y 21 años. “Están, desde hace tiempo, relacionados con el delito y la violencia”, contextualizó Galfrascoli.

Acerca de las circunstancias del crimen propiamente dicho, el subsecretario señaló: “Creemos que las dos personas detenidas fueron las que realizaron los primeros disparos”. Con lo cual, la hipótesis primordial se concentra en esa línea. “Le queda ahora a los fiscales, primero imputar y luego, llevar a juicio si los elementos alcanzan. Cosa que creemos que sí”, precisó el funcionario.

Con relación a la detención de este jueves, el subsecretario indicó que el joven “sabía que lo estábamos buscando” y, por esa razón, se lo halló en Laguna Paiva. “Estaban escondidos, seguramente, para evitar el accionar de la policía y también por temor porque el escenario en el barrio sigue siendo de mucha violencia”, destacó.

Por lo demás, detalló que –acorde a la reconstrucción de los hechos– el cuerpo de Cejas fue “arrastrado, ultrajado por una escena de muchísima violencia”, en tanto no descartó que se mantenga la búsqueda de otros prófugos.

“Una emboscada”

Nancy Scarfone (LT10)

Por su parte, la viuda de Cejas expresó que esta nueva detención implica “un avance más”. “Creo que tienen a los dos principales, que fueron los que lo balearon. Quiero que se haga justicia, que se llegue al punto que se tiene que llegar y qué conexiones hay”, planteó Nancy Scarfone en contacto con la misma emisora.

Consultada sobre la situación de su hijo, la mujer esgrimió: “Somos gente de barrio, nos conocemos todos. Mi hijo no pertenece a ninguna banda –resaltó–. Quiero que quede en claro que Lucas tuvo una crisis de nervios, la cual yo también pude haberla tenido”. No obstante, manifestó que “Lucas cometió un error”. “Lo asumo, no era la solución. Teníamos que esperar, fue la impotencia, la bronca. Llegué a la comisaría y él estaba en un ataque de nervios. Si es un tema personal, como dicen en todos los medios, digan lo que digan no voy a bajar los brazos –enfatizó–. Voy a seguir hasta las últimas porque esto fue una entregada, una emboscada y no voy a parar”, remató.