Lo dijo el juez que benefició a Milagro Sala. Pablo Pullen Llermanos es uno de los magistrados que otorgó la prisión domiciliaria a la líder de la Tupac Amaru.

El juez de instrucción Pablo Pullen Llermanos justificó hoy la decisión de otorgar el beneficio de prisión domiciliaria a Milagro Sala porque en el penal no podían “garantizar la seguridad que demanda la Comisión Interamericana”.

“Esto no es prisión domiciliaria, es una detención Sui Generis producto de que no podemos garantizar la seguridad que demanda la comisión interamericana”, explicó el magistrado.

Milagro Sala fue trasladada ayer de la cárcel a su casa en dique La Ciénaga, acompañada por la policía de Jujuy y personal del juzgado.

En este sentido Pullen Llermanos indicó que las características de detención en el domicilio “puesto a disposición por la familia” de la dirigente social “son similares” a las de una cárcel -que incluye alambrado y garitas de seguridad con agentes de Gendarmería- y consideró que la decisión de trasladar a Sala “es la solución jurídica correcta y la que mejor deja parado a nuestro país” frente a los reclamos de los organismos internacionales.

Además, en diálogo con Radio La Red Pullen manifestó que “la señora Sala no está de igualdad de condiciones con el resto de la población carcelaria porque se trata de una una figura emblemática, una dirigente social y alrededor de ella gira toda una situación social y política compleja”.

La prisión domiciliaria de Sala se empezó a gestar cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó una medida cautelar a su favor. Luego, el juez de control 3 de Jujuy, Gastón Mercau, le otorgó el beneficio, que finalmente fue ratificado por Llermanos, previa inspección del inmueble.