El presidente de Brasil se reunió el sábado con su par chino, Xi Jinping, y llevó consigo una lista de activos para privatizar. La principal área de inversión fue la energía.

El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo que su país está “abierto a grandes inversiones”, dado el “momento de optimismo, de reanudación de la economía y de multiplicación de oportunidades de negocios”, al hablar este domingo en el Foro de Negocios la instancia previa a la inauguración de la IX cumbre de Brics en la ciudad china de Xiamen.

La compañía estatal china de energía Grid consiguió el permiso para construir una segunda línea de transmisión de energía hidroeléctrica de la usina de Belo Monte, en el norte de Brasil, hasta Río de Janeiro, mientras que China National Nuclear Corp firmó un memorándum de entendimiento con la líder brasileña Electonuclear para continuar las obras de la usina Angra 3.

Frente al empresariado chino, Temer dijo este domingo que concretó reformas que “desde hace mucho tiempo habían sido postergadas” y que restituyen “la salud fiscal del Estado brasileño”. En este sentido, citó al registro para “el control del gasto público” así como un nuevo sistema previsional, entre otras leyes cuestionadas y rechazadas por los sindicatos y movimientos sociales en las calles.

FuenteTélam
Compartir

Comentarios