Los dos grandes grupos del lujo y de la moda francesa, LVMH y Kering, anunciaron este miércoles (06.09.2017) unas reglas comunes para los desfiles de todas sus marcas. Según esas normas, se comprometen a no utilizar modelos, tanto hombres como mujeres, ni muy delgados ni menores de 16 años para presentar productos destinados a adultos.

Estas reglas fueron formalizadas en “una carta sobre las relaciones laborales con los maniquíes”. En ellas viene indicado que LVMH y Kering suprimirán en sus selecciones de modelos de la talla 32 para las mujeres y la 42 para los hombres. Las agencias de modelos que propongan sus profesionales tendrán que hacerlo con mujeres cuya morfología “corresponda a la talla 34” y a la 44 para los hombres.
Los dos gigantes de la moda, de los que forman parte marcas como Loewe, Christian Dior, Gucci o Balenciaga, exigirán un certificado médico que demuestre que el estado de salud de los modelos es bueno y que tienen capacidad para trabajar. El certificado no podrá haberse realizado más de seis meses antes del desfile o la sesión fotográfica. Además de excluir a los menores de 16 años en los desfiles o sesiones de fotos que representen a adultos, se fijan unas normas específicas para los menores de 18 años: no podrán trabajar entre las 22.00 y 6.00 horas, tendrán que ir acompañados y respetar sus “obligaciones escolares”.
Las dos empresas afirmaron que “el respeto de la dignidad de las mujeres y de los hombres” están “en el centro de sus valores” y por eso “siempre” se han preocupado por el bienestar de los modelos con los que trabajan. Pero también que por su “papel determinante en el sector” tienen “una responsabilidad específica” y debían ir “todavía más lejos”, lo que se concreta en esta carta que “promueve estándares elevados de integridad, de responsabilidad y de respeto”. LVMH y Kering aseguraron en su comunicado conjunto que habrá un comité de seguimiento, formado por representantes de las marcas y de las agencias de maniquíes, que se reunirá todos los años para evaluar el cumplimiento de esta carta, presentada la víspera de la semana de la moda de Nueva York.