El abogado de la familia, Aníbal Zupel, explicó que “el material que se ha obtenido en los últimos 15, 20 días hasta ahora no se pudo determinar ni siquiera si el cabello, o cerca o pelo que se ha secuestrado es humano o no”. Mientras, continúan los rastrillajes.

Aníbal Zupel (LT10)

Rosalía Jara fue vista por última vez el pasado 1 de julio en Fortín Olmos. Desde entonces, aún no hay certezas sobre lo que ocurrió con la joven. Esta mañana, Aníbal Zupel, abogado de la familia, manifestó que aguardan los resultados de los peritajes. “Lamentamos el tiempo que pasa sin tener resultados. Más allá que desde el Ministerio de Seguridad y de la Corte (Suprema) nos manifiestan que es un caso que lo tienen como uno de los principales de investigación”, sostuvo el letrado en comunicación con LT10.

En rigor, “el material que se ha obtenido en los últimos 15, 20 días hasta ahora no podemos determinar ni siquiera si el cabello, o cerca o pelo que se ha secuestrado es humano o no”, resaltó. E ilustró que “después se debe hacer el cotejo de ADN con la hija, Alma, para determinar si es Rosalía o no, estaríamos hablando de otro período más. Y si Alma es hija o no del único imputado, estamos hablando de otro tiempo”.

En relación con los plazos que requiere la investigación, justamente, Zupel consideró que “todos somos muy defensores del nuevo Sistema Procesal Penal de la provincia de Santa Fe, pero el único laboratorio que hace estos estudios está centralizado en Rosario con muy poco personal aparentemente y con muchísimos casos a resolver. Esto hace que las demoras sean tan prolongadas”, lamentó el querellante.

Por lo demás, el abogado indicó que hay dos hipótesis fuertes trabajándose. “Una es la gran búsqueda que se hace en forma terrestre cuando está esperando el resultado peor que es encontrarla sin vida. Es por que todos los medios al alcance que tuvo la provincia de Santa Fe, incluso requiriendo ayuda de otras fuerzas nacionales y de la provincia de Buenos Aires, con la ayuda de los canes especializados. Todos esos trabajos se están haciendo hasta con buzos tácticos”, describió. El caso, además, fue elevado al fiscal nacional que investiga la trata de personas.

“La investigación se está realizando –esgrimió Zupel–. Pero no se tiene una orientación cierta, es difícil”.

Así también, confirmó que se le realizó la prueba de ADN al único detenido –el profesor Valdez–.

Compartir

Comentarios