Lo dispuso el juez de la causa, Sebastián Monelos. Bazán y Villalba están acusados de secuestrar y matar a la joven. Villalba además fue imputado por abuso sexual agravado.

El juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, dictó hoy la prisión preventiva para Marcos Esteban Bazán y Marcelo Sergio Villalba, los dos detenidos por el crimen de Anahí Benítez, la adolescente hallada violada, asesinada y semienterrada en la reserva natural Santa Catalina, de Lomas de Zamora.

Las fiscales especialistas en violencia de género, que investigan el crimen, habían pedido la preventiva para los dos detenidos por los delitos de “homicidio calificado criminis causa por alevosía y por violencia de género y privación ilegal de la libertad”. Villalba además fue imputado por “abuso sexual agravado” y el “robo” del celular, informaron fuentes judiciales.

Según las pericias forenses, la joven tenía en el estómago altas dosis de Diazepam, un ansiolítico que puede inhibir la actividad física y producir un letargo en la reacción. Las pericias también confirmaron la presencia del ADN de Villalba en el cadáver de Anahí, aunque el procesado se negó a declarar y sólo manifestó: “Yo estuve con una persona”.

El Diazepam es un ansiolítico derivado de la benzodiazepina, que cumple funciones de miorrelajante y anticonvulsivante, pero que en altas dosis puede actuar como sedante, ya que produce una inhibición en la actividad física y un letargo que incide en el tiempo de reacción. La pericia también confirmó la “congestión de flujo en planos musculares producto de una vulvitis”, lo que es compatible con actividad sexual reciente. A raíz de este resultado, los peritos señalaron que el abuso sexual se podría haber cometido sin mediar violencia física por el estado de sedación al que habría sido sometida Anahí.

Esto último complicó aún más la situación procesal de Villalba y su acusación pasó de “encubrimiento” a la de “privación ilegal de la libertad, abuso sexual agravado y homicidio agravado”. En cuanto al segundo detenido en la causa, Marcos Esteban Bazán, los investigadores creen que la joven estuvo cautiva en su casa, antes de ser asesinada y que su cadáver fue arrojado en la Reserva Natural Santa Catalina, de Parque Barón. Bazán se declaró inocente en dos oportunidades.

Comentarios