Según el juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional, la filial europea del ICBC cooperó desde España con criminales “en la exportación e importación fraudulenta con China y la economía ilegal dentro del país”.

El magistrado considera que la responsabilidad penal no debe limitarse a la cúpula de ICBC España sino que debe trascender a ICBC Luxemburgo, filial de la entidad en Europa, ya que los directores que trabajaban en Madrid actuaron en beneficio de la matriz.
Según el auto, ICBC puso en marcha a finales de 2010 una sucursal en Madrid “cuya línea de negocio casi exclusiva fue ser un instrumento de blanqueo de las ganancias ilícitas obtenidas” por estos grupos, entre ellos, los conocidos como “Emperador” y “Snake”.
“Su cooperación como banco de blanqueo fue consciente y promovida por su afán de acaparar en los primeros años de actividad, el máximo volumen de efectivo de los grupos criminales a los que servía en aquellas fechas”, consideró el juez del tribunal español.
En su primer año de actividad, la única sucursal abierta en España, en Madrid, trató en efectivo 140 millones de euros. El juez Moreno constata que entre 2011 y 2014 no realizó ninguna actividad de operación de préstamo o concesión de hipotecas.

FuenteDPA
Compartir

Comentarios