Es un técnico informático que tenía pedido de captura internacional por viralizar un video con la violación de un menor. Pactó una pena de tres años de prisión que, al ser en suspenso, le permite permanecer en libertad.

Un técnico informático de Vicente López, que antes de ser identificado y localizado en Argentina era buscado en todo el mundo por pedido del FBI, fue condenado a tres años de prisión en suspenso, por viralizar en sitios pedófilos un video con la violación de un niño, informaron este domingo fuentes judiciales. Se trata de Leandro Ariel León (40), quien pactó en un juicio abreviado ya homologado por el Juzgado Correccional 3 de San Isidro, a cargo del juez Martín Mateo, esa pena de tres años que, al ser en suspenso, le permite permanecer en libertad. El delito por el que fue condenado es el de “publicación de pornografía infantil”, contemplado en el artículo 128 del Código Penal y que prevé una pena de seis meses a cuatro años de cárcel.

El caso fue investigado por la fiscal Lida Osores Soler, de la Fiscalía Especializada en Violencia de Género y Delitos Conexos de Vicente López, quien tenía la sospecha de que León podía ser el hombre que cometía la violación en el video, aunque las pericias y pruebas lo desvincularon de ese delito y sólo se pudo probar su responsabilidad en la difusión del material pedófilo.

La causa se inició a partir de un alerta que la organización “National Center For Missing and Exploited Children” (Centro Nacional para Niños Perdidos y Explotados, NCMEC según las siglas en inglés) de Estados Unidos le envió al FBI (Buró Federal de Investigación) sobre una imagen detectada en chatrandom.com, una plataforma gratuita de videochats que contacta en forma aleatoria a personas conectadas con su webcam en cualquier parte del mundo.

“Es una plataforma muy peligrosa para menores de edad. Es un sitio que no requiere registraciones ni contraseñas. Uno es un NN en el mundo y por eso suele ser utilizada por pedófilos para intercambiar material pornográfico”, dijo a Télam una fuente judicial. La propia empresa Chatrandom, por los convenios que están obligados a firmar las compañías que manejan este tipo de plataformas y redes sociales, detectó con sus propios filtros un alto porcentaje de color piel en una imagen donde se veía en una cama a un hombre adulto penetrando a un niño. Chatrandom le envió los datos a la NCMEC que a su vez le avisó al FBI, de allí partió el alerta a Interpol y así llegó a la Policía Federal Argentina.

Con el número de IP (Internet Protocol) de la conexión se pudo determinar que esa imagen había sido emitida desde Argentina, el 5 de mayo de 2015, a las 3.02 de la madrugada, más específicamente desde la localidad bonaerense de Munro, en el partido de Vicente López. El alerta de Missing Children llegó al Cuerpo de Investigaciones del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, quienes con el número de IP fueron los encargados de averiguar con la empresa proveedora de internet, Fibertel, que el emisor de la imagen era un cliente particular domiciliado en el departamento 3 de una propiedad situada en la calle Gervasio Méndez 2345 de Munro.

Los fiscales porteños remitieron el expediente a la fiscal Osores Soler, con jurisdicción en Vicente López, quien el 28 de enero de 2016 realizó el allanamiento en esa propiedad y detuvo a León. Los detectives de la Subdelegación de Investigaciones (sub DDI) de Vicente López, ya había realizado tareas de inteligencia en torno al imputado y determinaron que vivía solo, era técnico informático y trabajaba como reparador de computadoras.

Especialistas informáticos secuestraron en la casa de León varias computadoras, pen drives y discos rígidos que estaban repletos de material pornográfico. “Encontramos en uno de los discos rígidos el video que buscábamos, el de la violación del nene. Pero además había miles y miles de archivos con pornografía. Tenía las fotos en carpetas de Windows catalogadas con las edades de los menores fotografiados que decían ‘mujeres menores de 14, de 15’, y así de todas las edades”, explicó a Télam uno de los investigadores.

La fiscal Osores Soler le imputó a León también por el delito de “abuso sexual” ya que sospechaba que el hombre que violaba al niño en el video era el imputado y que el lugar donde ocurría el hecho era su casa. Sin embargo, la fiscal ordenó realizar en Policía Científica un cotejo entre las imágenes del video y fotografías del acusado y de su domicilio, y ese peritaje dio resultado negativo.

Lo que sí probaron los peritos informáticos es que León tenía en su PC un programa llamado Splitcam desde donde se puede reproducir videos ya almacenados como si fuesen una trasmisión de webcam. Mientras se tramitaba la causa del video de la violación, llegó a la fiscalía de Osores Soler otro alerta de Missing Children que involucraba otra vez el IP de León por haber emitido también por chatrandom otro video en el que se ve a un menor de edad -no se pudo determinar si era niño o niña-, practicándole sexo oral a un adulto, lo que se sumó a la causa como el segundo hecho por el que fue condenado.

Comentarios