Un terrorista suicida causó la muerte hoy a unas treinta personas y heridas a otras veinte en un ataque contra una base militar conjunta estadounidense-iraquí en Tel Afar, en el norte de Irak, informaron a EFE fuentes policiales.

Según el comandante policial Omar Salam, de la Oficina de Información de la provincia de Nínive, donde se encuentra Tel Afar, la base de Al Kisk es utilizada como centro de reclutamiento de tropas, y ya ha sido atacada en otra ocasión.

Salam añadió que el terrorista pudo utilizar un coche bomba o solamente un cinturón de explosivos, sin que este extremo esté todavía claro, y tampoco precisó si hay estadounidenses entre las víctimas.

El 26 de junio del 2005, un atentado similar, también perpetrado por suicidas, causó 16 muertos en esta misma base militar.

Tel Afar, a unos 470 kilómetros al norte de Bagdad, es una ciudad poblada principalmente por suníes turcomanos, y se cree que es una de las plazas fuertes de la insurgencia suní, motivo por el cual fue objeto de una impresionante ofensiva militar el pasado septiembre, en la que murieron 153 personas y hubo casi 300 detenidos.