Al parecer, hubo alguna denuncia o existe una versión de que se lo vio (al joven) en la terminal y, por eso, el juez dispuso la medida.

Agentes de la Policía Federal llegaron ayer a la mañana a El Trébol (departamento San Martín), en el marco de la causa por la búsqueda de Santiago Maldonado, el joven artesano desaparecido en Chubut el 1º de agosto pasado. Según indicó la secretaria de Gobierno municipal, Rosalía Taborda, el pedido de filmaciones por parte de esa fuerza de seguridad corresponde al 2 de septiembre (entre las 7 y las 19), en las inmediaciones de la terminal de ómnibus, ubicada a menos de 200 metros del acceso a la ciudad por la ruta provincial 13.

Los policías llegaron a El Trébol (centro-oeste de Santa Fe) con una orden para revisar el sistema de videovigilancia con el fin de tomar las imágenes de las cámaras y analizarlas en el marco de la causa caratulada como “desaparición forzada de persona”.

Los policías trabajaron junto al encargado del área de Informática municipal y buscaron imágenes que serán analizadas y enviadas al Juzgado Federal de 1ª Instancia de Esquel, a cargo de Guido Otranto.

Taborda indicó a La Capital que “se acercaron al municipio oficiales de la policía provincial acompañados por los cabos Fernando Romero y Marcos Lazo, de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, con un oficio judicial firmado por Otranto y el secretario federal Guillermo Pereyra, a través del cual pidieron la secuencia fílmica de la cámara de videovigilancia de la terminal de ómnibus”.

La sorpresa fue mayor para los funcionarios trebolenses cuando repararon que el pedido se circunscribía al caso de la desaparición de Maldonado. “Al parecer, hubo alguna denuncia o existe una versión de que se lo vio (al joven) en la terminal y, por eso, el juez dispuso la medida”, explicó Taborda.

En ese sentido, agregó: “El jefe del área de Informática buscó el registro de la cámara, copió la secuencia y entregó un CD con la información grabada que, en teoría, será remitida directamente al juzgado de Esquel”.

La funcionaria se mostró muy sorprendida por el operativo. “El Trébol es una ciudad chica y la situación nos llamó mucho la atención. Quizás, como hay una recompensa en el medio, salió esa versión. Pero ni siquiera los policías que vinieron a cumplir con la orden judicial conocían el motivo real del pedido”, destacó.

Taborda explicó que “el sistema de videovigilancia que existe en la ciudad fue articulado con la policía local y que las cámaras se dispusieron en los distintos accesos a la ciudad”.

El sistema no tiene monitoreo en tiempo real sino que graba y las filmaciones se guardan durante un tiempo prudencial en caso de que, como ocurrió ayer, la Justicia necesite disponer de las mismas.

FuenteLa Capital
Compartir

Comentarios