Se trata de un proyecto de resolución ingresado por el concejal Carlos Suarez (UCR) para que estos comercios cuenten con un dispositivo que recolecte el agua precipitada y reducir así el consumo del agua de red. El mismo fue impulsado y acompañado por alumnos y docentes de la Universidad Nacional del Litoral.

El concejal Carlos Suarez (UCR) presentó un proyecto de resolución para que el municipio realice estudios de factibilidad tendientes a establecer la viabilidad de que los lavaderos de auto utilicen para sus tareas agua de lluvia y no agua dulce.

“Por lo general, los autos son lavados con agua de red y se consume, en promedio, entre 500 y 700 litros para un solo vehículo”, explicó el edil radical , que trabajó en conjunto con los alumnos de la materia Introducción a las ciencias del ambiente , de la carrera de Licenciatura en Saneamiento Ambiental y Licenciatura en Higiene y Seguridad del Trabajo (Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas – UNL).
El autor del proyecto continuó: “Si calculamos a groso modo que por día se lavan 25 autos, estamos hablando que se consumen 17.500 litros de agua. Y esto hay que multiplicarlo por la cantidad de lavaderos que tenemos en la ciudad”.

El gran consumo de agua potable para actividades que no la requieren específicamente y teniendo en cuenta que existen alternativas para no derrochar el recurso, es que el concejal propone retomar antiguas prácticas que todos conocimos en la casa de nuestros abuelos: disponer de un sistema que permita recolectar agua de lluvia para luego utilizarla.

En el proyecto de resolución se propone que para llevar adelante esta propuesta se realicen reuniones informativas con colegios de profesionales afines a la construcción, universidades y escuelas técnicas.

Además, y en caso de prosperar la iniciativa, se propone aplicar incentivos tributarios para los lavaderos de autos que implementen el sistema de recolección de agua de lluvia.

Suarez dijo que “si bien el país y, particularmente Santa Fe, disponen de amplias extensiones de agua dulce, es vital tomar conciencia del cuidado de este recurso limitado que es tan vital para la vida”.

En tal sentido, el edil radical agregó que recolectar agua de lluvia es viable teniendo en cuenta que “en el centro del territorio provincial precipitan un promedio de 700 a 900 mm, por lo que podemos aprovechar para recolectar esa cantidad de agua y, haciendo una correcta conservación, utilizarla de manera sustentable”.

Comentarios