El Secretario Gremial de SADOP Nacional opinó que el modelo pretendido desde el gobierno nacional va en contra de la soberanía y la historia de la escuela argentina.


“El “plan maestro” es una cuestión que tiene un título lindo, pareciera ser un gran plan, y que en realidad es un viejo plan de la Organización Mundial del Comercio, de la dependencia, de situaciones condicionantes y de ajuste, como podrían ser las que en algún momento produjo el ALCA en algunos países y que ahora se pretende reinstalar, a partir de un acuerdo Unión Europea – Mercosur”, indicó Pedro Bayúgar a LT9. “Obviamente, la plantea (Esteban) Bullrich como si fuera invención propia”, añadió.
En tal sentido, consideró que el plan propuesto unilateralmente por Nación –sin consultar a docentes ni gobiernos provinciales- obligaría, por ejemplo, a que todas las provincias creen la infraestructura con aulas para salas de chicos de tres años en adelante. “Compromete fondos provinciales, por ejemplo, dice “el 70% de los chicos de tres años, en el 2026 tendrán que estar escolarizados”, aseguró el gremialista. Por otro lado, el proyecto establece una nueva carrera docente con nuevos mecanismos y una serie de compromiso que, según Bayúgar “son nada más y nada menos que títulos rimbombantes que, aparentemente, generan consenso; pero que, en definitiva, al ser un plan unilateralmente establecido, violando la ley de Financiamiento Educativo y respondiendo a la Organización Mundial del Comercio, lo único que está estableciendo es responder a parámetros internacionales dejando de lado nuestras aspiraciones, nuestros derechos, nuestros acuerdos y nuestros consensos, logrados en leyes, acuerdos paritarios y demás”. “Sería propiamente una escuela para un país imaginario, pero no para la Argentina”, reflexionó.
En cambio, el representante de los docentes privados nacionales propone que, en lugar de modificar la ley vigente, sería mejor profundizar sus aspectos positivos, como el bilingüismo, aunque reconoció que, para eso, hace falta mayor presupuesto. “La ley de financiamiento educativo que nos puso como horizonte a cumplir un seis por ciento, nosotros quisiéramos que sea de diez por ciento, para que la escuela sea de jornada completa, no como en la actualidad que es media jornada, en términos generales; entonces, estarían más tiempo los chicos en la escuela, con más posibilidades de formación, de contención, de educación”.
Finalmente, Bayúgar insistió en el carácter unilateral del plan maestro. “Estas cosas nos gustaría no solo debatirlas, sino lograrlas, pero no por el lado del plan maestro, que, precisamente, va para el otro lado”, concluyó.