El fiscal Andrés Marchi recibió a Marcela Olmedo, la mamá de la joven que trabajaba en la panadería Colella e Hijos del sur de la ciudad, donde resultó gravemente herida a causa de una explosión y falleció un mes después.

A dos años de la explosión que le costó la vida a Antonella Olmedo, el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Andrés Marchi, citó a su mamá Marcela Olmedo para imponerla del estado actual de la causa judicial que se sigue contra cinco personas, acusadas por el delito de “estrago culposo calificado por el resultado de muerte”. El funcionario le explicó que la investigación se encuentra terminada y que el paso siguiente será formalizar la acusación para ir a juicio, que seguramente será bajo la modalidad de un debate oral y público.

Antonella tenía 20 años cuando el 13 de septiembre de 2015 resultó gravemente herida cuando se produjo una explosión en la firma Industria Panaderil Colella e Hijos que estaba ubicada en avenida J.J. Paso al 2900, casi esquina con calle 4 de Enero. Tras más de un mes de agonía murió el jueves 15 de octubre, a raíz de una falla multiorgánica producida por las quemaduras que sufrió en el 65 por ciento de su cuerpo.

A partir de entonces, su madre Marcela inició una lucha que tiene como único objetivo: “Que los culpables de la muerte de mi hija estén presos”, repite en cada oportunidad que tiene de amplificar su voz ante los medios.

La reunión

Este viernes -15 de septiembre- el fiscal Marchi la citó en la fiscalía de Obispo Gelabert 2837, para informarle que la investigación se encuentra concluida y que el próximo paso será llevarla a juicio oral, o arribar a una conclusión mediante el sistema de juicio abreviado, pero la mujer se opuso a esta última alternativa.

La reunión “implica un avance porque se cumplimentó un trámite procesal”, destacó el abogado Leandro Corti, que representa a la mamá de Antonella como querellante. Como resultado, “concluimos que se va a formalizar la acusación y que va a haber pedidos de pena de cumplimiento efectivo, que después habrá que ver si prosperan o no”, adelantó Corti.

En tal sentido, el profesional reconoció que existieron tratativas por parte de algunas de las defensas (hay cinco imputados) para cerrar la causa a través de juicios abreviados pero, aunque informalmente, “se rechazaron las propuestas”.

Etapa intermedia

“Marcela tiene la necesidad de que haya un juicio en el sentido estricto del término, donde se puedan despejar las responsabilidades de los que intervinieron y eso puede ocurrir sólo en un debate donde se dé el contradictorio y el ejercicio más amplio de las facultades de las partes para ventilar el hecho en su integralidad. A riesgo de que hasta que pueda haber resultados que no sean los esperados en términos de absoluciones o penas que no colmen las expectativas, más allá de que le garanticen penas más grandes en el abreviado. Por eso el fiscal rechazó los abreviados”, dijo Corti.

El próximo paso entonces será “transitar la etapa intermedia del proceso” y así “el juicio oral pasaría para el año que viene”, especuló la querella.

Cinco imputados

El 24 y 25 de agosto del año pasado el fiscal Andrés Marchi realizó las atribuciones imputativas para los cinco implicados, bajo el encuadre legal de “estrago culposo agravado por poner en peligro y causar la muerte de personas”. Marchi consideró que cada uno de los imputados (tres hombres y dos mujeres) tuvo responsabilidad en la muerte de la joven, “por la imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión, e inobservancia de los reglamentos u ordenanzas vigentes”.

Uno de ellos el propietario y administrador del local en el que se produjo la explosión. Se trata de un hombre de 43 años cuyas iniciales son MW. También fue imputado el titular de la panadería. Se trata de un hombre de 29 años, cuyas iniciales son NFC. Otra de las personas que irán a juicio es una mujer de 30 años cuyas iniciales son NS, quien era la encargada de los locales de venta de la panadería y tenía a su cargo a los empleados. Y los otros dos son los titulares de un maxikiosco ubicado en otro local cercano. Se trata de una mujer de 43 años cuyas iniciales son MFS, y de un hombre de 46 años cuyas iniciales son GAA.