Responde al incremento semestral que prevé la legislación vigente. Sin embargo, los yerbateros todavía reclaman por la brecha entre el precio de góndola y el de salida de molino.

El Representante de la Producción del Instituto Nacional de la Yerba Mate, Jerónimo Lagier, confirmó la medida a LT10: “El incremento este es el simple cumplimiento de la ley, en los meses de marzo y septiembre nosotros actualizamos los precios, esto está marcado en la ley”. Sin embargo, manifestó que “lamentablemente, desde hace unos años, eso está absolutamente desconectado, lo que es precio de góndola con el precio de la cadena productiva”.
“En ese sentido –explicó Lagier- lo que podamos incrementar nosotros la materia prima no repercute en góndola donde se ha acoplado el precio desde hace cinco años, más o menos, y está planificada la salida de molino desde hace tres años”. “Es decir, el incremento que se viene generando en góndola desde hace tres años a nosotros no nos ha producido un peso más, lamentablemente”, aseguró. “Por una cuestión de sentido común, cuando ustedes ven las promociones que hacen las grandes cadenas de supermercados que tienen el kilo de yerba a 65 o 70 (pesos) y para que la gente vaya un jueves lo pone a 35, sepan que en la cadena productiva yerbatera eso es absolutamente lo mismo: sigue recibiendo entre 28 y 32 la salida de molino y la parte del león se la están llevando las cadenas comerciales”, detalló el yerbatero.
Según consideró Lagier, el sector transita una profunda crisis financiera, “porque dentro de los eslabones de la cadena yerbatera lo que es productores y secaderos hemos ido aumentando los precios, la salida de molino se quedó igual y hemos llegado a un punto casi de colapso, ahora, donde necesitamos mejorar la salida de molino para que derrame a toda la cadena”. Además, el represente de los productores opinó que “el kilo, debería estar entre 70 y 75, la salida de molino debería estar sobre 49 pesos; ese es el desfasaje grosero que hay”.

Los costos de producción tuvieron incrementos
Lagier también explicó los aumentos en los componentes del costo de la materia prima. Al respecto, indicó que “la yerba es realmente muy tomadora de mano de obra, nos regimos por paritarias rurales que vienen aumentando en porcentajes muy altos año tras año, cosa que no discutimos porque la mano de obra rural tiene que ganar bien y se tiene que facilitar su trabajo; por suerte, desde que en 2015 pusimos el convenio de corresponsabilidad gremial en marcha se ha blanqueado muchísimo personal, realmente, es un efecto muy impositivo que hemos tenido”.
Otro ítem considerable son los insumos, como semillas, fertilizantes, combustibles para el secado y la molienda son algunos de los que se utilizan. “Hay muchos de ellos que están en dólares, con lo cual se han visto aumentados”, aseguró el productor.