Lucía Gómez Iriondo, subdirectora de Instrucción y Gestión de la Defensoría del Pueblo de Santa Fe, aseguró que la mayoría de las consultas tienen que ver con el tema de mejoras y del estado del inmueble.


Y no solo los inquilinos requieren orientación, sino también los fiadores. Según Gómez Iriondo, los garantes “consultan hasta qué momento están vinculadas al contrato de alquiler; en principio es hasta que finalice el contrato, pero tienen que tener presente que se extiende la obligación del fiador hasta que se restituya el inmueble en las condiciones en que fue alquilado y con los inquilinos en si más allá de los costos y de las formalidades de los contratos”. En tal sentido y para evitar futuros inconvenientes, la funcionaria recomendó que, más allá de lo que diga el contrato originalmente sobre el estado del inmueble, “el inquilino se tome el trabajo, cuando ingresa de controlar el funcionamiento de todos los servicios y hacer un detalle, y presentárselo inmediatamente al locador, ya sea un particular o una inmobiliaria”.
En tanto, la representante del Ombudsman provincial recordó que la reforma del Código Civil y Comercial estableció nuevos derechos para darle seguridad al inquilino. “Hoy está permitido que le cobren un mes por anticipado de alquiler y un mes por deposito por futuros daños; en relación con las comisiones de las inmobiliarias esto queda sujeto a lo que acuerdan las partes, en este momento no existe un límite de comisiones que el monto del alquiler; está prohibida la indexación, lo cual no implica que no se pueda acordar pagos escalonados, se hace un monto total del contrato y se van pautando distintos alquileres mensuales; los gastos propios de los servicios que contrate y que tenga el inmueble y si pautan también con el locador, pueden estar a cargo de los impuestos, en principio no es una obligación del inquilino, pero si esto se pauta si puede ser cobrado junto con el alquiler”, detalló.
Gómez Iriondo destacó el trabajo de la Defensoría en este sentido porque, según explicó, en todo contrato hay una parte más débil que la otra y, por eso, en este caso, el inquilino, debe asesorarse antes de tomar cualquier compromiso. “Obviamente, el inquilino tiene menor capacidad de negociación que el locador, eso es así porque está en una situación de debilidad y de mayor necesidad, no existe una pauta, no existe un régimen, ni un límite para adecuar ese nuevo monto de alquiler, en la actualidad, ni en la provincia de Santa Fe, no existe así que va a quedar sujeto a lo que acuerden las partes y otras de las consultas que típica es al momento de la entrega del inmueble ahí se genera mucha conflictividad, la modalidad de la entrega, la aceptación del inmueble en las condiciones que quería el locador, que a veces difiere a lo que el locatario considera que es el estado en el que debe encontrar, y en esas cuestiones son las que se trabajan muy bien desde el Centro de Mediación de acá de la Defensoría del Pueblo”.
Por eso, la funcionaria insistió en la importancia de buscar asesoramiento, poniendo énfasis en la sencillez y gratuidad de las consultas. “Nosotros tenemos un grupo de abogados que son los que hacen la atención luego de pasar por mesa de entrada hacen el asesoramiento inmediato a la persona; este asesoramiento es el momento, sin sacar turno, es gratuito y, de acuerdo a la necesidad de la persona, la consulta puede culminar en un simple asesoramiento, en una facilitación hecha en el momento con el locador, o con la inmobiliaria, pero, principalmente, estos problemas se resuelven a través del Centro de Mediación, que también es gratuito y voluntario”, finalizó.