Colombia. Varios ataques realizados por miembros de esa fuerza en el noreste contra un oleoducto generaron “graves daños ambientales”, advirtió el presidente Juan Manuel Santos, cuyo gobierno iniciará en cinco días un alto del fuego bilateral con esa guerrilla.

El primer hecho ocurrió en zona rural del municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander, cuando guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) detonaron explosivos en un tramo del oleoducto Caño Limón-Coveñas.

“Condeno atentado a Caño Limón-Coveñas (uno de los principales del país) que afecta a la población civil y deja grave daño ambiental”, escribió Santos en Twitter al referirse al derrame de crudo en dos quebradas y un río que abastecen de agua a varios poblados aledaños.

Por su parte, la empresa colombiana de petróleos (Ecopetrol) pidió en la misma red social a las comunidades no “acercarse al lugar de los hechos ni usar elementos que puedan generar chispa” y confirmó que fue activado “un plan de contingencia” para evitar más daños.