“Es comprar votos e inmiscuirse en la conciencia de la gente, aprovechándose de situaciones de pobreza”, dijo el ex gobernador.

El presidente del Partido Socialista (PS), Antonio Bonfatti, se sumó ayer a la ola de acusaciones a Cambiemos por la entrega de chapas, tirantes y colchones a familias de la zona sur de Rosario. “El clientelismo es comprar votos e inmiscuirse en la conciencia de la gente, aprovechándose de las situaciones de pobreza y marginalidad”, aseguró el ex gobernador.

“Hay fotografías de camiones y de casas donde se guardan mercaderías en una desproporción nunca vista en la provincia de Santa Fe, todo a ojos vista. Y salen a decir que es el Estado nacional presente en los barrios para ayudar a la gente. Qué casualidad que sólo se acuerdan en los procesos electorales, porque después se olvidan de los vecinos”, subrayó el diputado provincial.

El actual presidente de la Cámara baja santafesina también hizo mención a la millonaria deuda que tiene la Nación con la provincia de Santa Fe en materia de coparticipación.

“Ya llevan 22 meses de no pagar un fallo de la Corte Suprema de Justicia nacional de más de 50 mil millones de pesos, cuando decían que no eran como los anteriores (gobernantes) y que iban a cumplir con la Justicia”, aseveró el socialista.

Distintas miradas

En esa línea, Bonfatti agregó: “También mienten al decir que están haciendo la mayor cantidad de obras de la historia. La verdad es que no veo ninguna, salvo la continuación de lo que hizo el gobierno anterior en un tramo de 30 kilómetros de la ruta nacional 34 o un puente sobre la avenida de Circunvalación, en Rosario”.

“Viven mintiendo permanentemente, y hay que mirar el presupuesto nacional 2018 para darse cuenta”, sentenció Bonfatti.

El miércoles pasado, el diputado provincial y presidente del PRO en Santa Fe, Federico Angelini, había replicado la acusación de presunto clientelismo lanzada un día antes por la intendenta Mónica Fein al afirmar que “al socialismo le molesta profundamente que la Nación esté presente en los barrios de la ciudad atendiendo demandas de vecinos que en los últimos años fueron olvidados por el municipio”.

En sintonía, el candidato a concejal Roy López Molina advirtió que el Frente Progresista (FPCyS) busca “confundir asistencialismo con presencia del Estado” y pretende, con “denuncias infundadas y poco serias, no hablar de los temas que de verdad preocupan a los rosarinos”.

Incluso, habitantes del denominado Cordón Ayacucho, epicentro de la denuncia pública del Frente Progresista, apuntaron al oficialismo rosarino por la supuesta utilización política de imágenes que reflejaron sus viviendas y la ayuda recibida de parte de la administración macrista, que —afirmaron— fue gestionada casi un año atrás, después de una inundación.

Tanto Fein como la candidata a concejala Verónica Irízar (FPCyS) había ligado a Cambiemos a “maniobras de clientelismo político” en Rosario frente a las elecciones generales del 22 de octubre próximo. Incluso, documentaron con fotografías la “entrega de chapas y colchones” a familias que viven en la zona sur de la ciudad.

Más reproches

Redoblando la apuesta, Irízar les dijo ayer a los legisladores provinciales del PRO que, si en lugar de entregar chapas y colchones el gobierno nacional paga la deuda, la provincia podría dar respuesta al déficit habitacional que padece.

“Les digo a Angelini, López Molina y (Carlos) Cardozo que, si en vez de repartir chapas y colchones nos pagaran la deuda, la provincia podría dar respuesta a 60 mil soluciones habitacionales, lo cual sería mucho más digno que entregar chapas y tirantes”, aseveró la candidata.

Al respecto, la socialista sentenció: “Si lo que están proponiendo es que Rosario sea la ciudad de las chapas y los colchones, me pregunto cuál será el futuro político que pretenden para la ciudad”.

Comentarios