Sin embargo, propuso dejarla en suspenso, durante varias semanas, “para emprender un diálogo, para llegar a una solución acordada para avanzar en las demandas del pueblo de Cataluña”.

“Con los resultados del 1 de octubre Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente”, ha dicho Puigdemont ante el Parlament. “Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena. Por nosotros no quedará”, ha indicado.

Como justificación, Puigdemont ha hecho referencia a “un consenso amplísimo y transversal” que sostenía que el futuro “lo tenían que decidir los catalanes a través de un referéndum”. Y sobre el intento de diálogo con el Estado ha interpretado que la respuesta ha sido “una negativa radical y absoluta y combinada con la persecución de las instituciones catalanas”. “No somos unos delincuentes, ni unos locos, ni golpistas ni abducidos”, ha dicho Puigdemont en castellano. “No tenemos nada contra España y los españoles”, ha seguido para luego recurrir a la “relación que no funciona” para justificar su decisión.

El presidente de la Generalitat ha comenzado su intervención explicando que su comparecencia se ha producido “después de los resultados del referéndum y para explicarles las consecuencias políticas que se derivan”. “No es una decisión personal ni una manía de nadie, sino el resultado del 1 de”. Puigdemont ha dicho ser consciente de la expectación de lo que hoy ocurra en Cataluña y ha asegurado que en los últimos días “muchas personas me han hecho sugerencias sobre lo que tenía que hacer”.

Puigdemont ha recordado las cargas policiales producidas el 1 de octubre, durante la celebración del referéndum ilegal, y a los votantes del sí, del no y del voto en blanco. “A todos aquellos que pusieron su grano de arena”, ha dicho.

También ha criticado al Gobierno por “meter presión”. “La violencia gratuita y el traslado de empresas (lo que tiene efecto real son los 16.000 millones de euros catalanes que cambian de sede social) son hechos que han enrarecido el ambiente. Soy muy consciente que hay gente preocupada por lo que está pasando y lo que puede pasar”.

En su repaso histórico, el presidente de la Generalitat ha hecho referenica al Estatut. “El Estado no tuvo suficiente con el primer recorte. El 2010 el Tribunal Constitucional emitió una sentencia que lo recortó por segunda vez”.

El pleno se ha aplazado una hora por dos motivos, según han explicado fuentes de Junts pel Sí. Puigdemont ha pedido este retraso por las discrepancias con sus socios de la CUP ya que estos no han recibido el texto de la declaración hasta una hora antes. En segundo lugar, la Generalitat creía tener un posible mediador europeo.

La Mesa de la Cámara ha acordado esta mañana “tomar nota” de los resultados del referéndum celebrado el pasado 1 de octubre. El PSC y el PP habían pedido a la Mesa que reconsiderara su decisión pero finalmente las peticiones del PSC y del PP no se debatirán.

Durante la mañana, el Gobierno se ha mostrado convencido de que la respuesta al desafío independentista requiere de medidas “más elaboradas” que la de la simple activación del artículo 155 de la Constitución, que sigue sobre la mesa. Así lo ha asegurado Rafael Hernando, el portavoz parlamentario del PP, quien ha subrayado que la insistencia de Ciudadanos en aplicar esa previsión constitucional no coincide exactamente con los planes del presidente Mariano Rajoy.

FuenteEl País
Compartir

Comentarios