La modelo, embarazada de casi nueve meses, no supo qué contestar ante preguntas clave de su relación con el ex candidato a presidente.

Una pregunta simple con una respuesta confusa. ¿Quién no recuerda el primer beso? ¿Quién no sabe el día en el que se oficializó su amor con el padre de sus hijos? La fecha, el aniversario. Algo tan importante.

Bueno, Gisela Berger (29) no tiene memoria. O tiene dudas, mejor dicho. Así lo dejó claro en una extensa entrevista que le concedió a la revista Gente para hablar, entre otras cosas, de la llegada del bebé que espera junto a (¿su ex?) Daniel Scioli (60).

“Si tuvieras que decir cuándo empezaste a salir con él, ¿podés precisar una fecha?”, fue una de las preguntas que le hizo el periodista Miguel Braillard. La contestación fue al menos llamativa: “La verdad que no. Se dio…”, dijo. Y rápidamente aclaró: “Los dos estábamos libres. No quiero decir demasiado, porque no es mi intención hablar por él”.

Hay un detalle: la relación entre Berger y Scioli comenzó con polémica. Sobre todo porque a fines del año pasado se filtraron imágenes de un viaje a Punta Cana que el ex candidato a presidente realizó con la modelo y ex bailarina de ShowMatch (El Trece, a las 22.30), ya como una pareja consolidada, y comenzaron los rumores de que el romance habría comenzado mucho antes, quizá cuando aún él mantenía una relación con Karina Rabolini.

Ambos siempre negaron esas versiones, pero luego se confirmó que también habían viajado a Cuba en julio de 2015, cuando él estaba en plena campaña presidencial y se mostraba feliz junto a… ¡su ex!

Pero volvamos a la actualidad. “¿Me contás cómo conociste a Daniel Scioli?”, insistió el periodista de Gente en la nota que aparece publicada en la edición de esta semana. “Hace nueve o 10 años, en una elección en Mar del Plata, cuando participé en un concurso para reina de belleza representando a mi provincia (Córdoba). Salí primera princesa. Él era gobernador; nos saludó y punto”, recordó.

“Dos años después, me lo presentaron en un evento en Buenos Aires, cuando fui a saludar a otras personas que estaban dialogando con él. Eso fue todo, nada más”, añadió Gisela.

Además, la modelo admitió que hay posibilidades de reconciliación: “Estamos en una etapa de superación, de trabajar para dejar atrás un montón de cosas, algo que no se logra de un día para el otro. Es un proceso que lleva su tiempo”.

En mayo estalló el escándalo cuando Scioli, tras hablar de su separación de Berger por una infidelidad, confirmó que ella estaba embarazada y Gisela salió al cruce: “Me pidió que me haga un aborto”.

Desde ese momento comenzó una guerra mediática, que luego fue calmándose con el paso del tiempo hasta llegar casi al momento del parto.

La modelo dará a luz a su primer hijo en dentro de 10 días. Y está muy ilusionada: “De chica siempre soñé con tener una familia grande, numerosa. Las mujeres tenemos ese instinto. No sé qué me va a deparar la vida”.

Pero igual evita hablar del ex gobernador bonaerense: “Por respeto al bebé que vendrá. Creo que es comprensible. ¿No es verdad?”, sugiere. Y sí, mejor no aclares que… ¡oscurece!

FuenteClarín
Compartir

Comentarios