El ícono de El Club del Clan llega a la provincia para brindar su show junto al artista español José Vélez.


El escenario del Arena Maipú será testigo de la reunión de dos grandes de la escena musical. Por un lado, Ramón Bautista Ortega… o Palito, como lo conocemos todos.

Con una carrera de película (cantautor, actor, productor y político) el líder de una de las familias de artistas más célebres del país llega a la provincia con un nuevo disco que retoma sus raíces: el rock.

Del otro lado de la vereda se encuentra el español José Vélez. Un referente de la canción romántica que, transitando el largo camino profesional consiguió conquistar miles de corazones, no sólo en su tierra, sino también en América Latina.

Dueños de dos estilos bien diferentes, hoy estos dos músicos se reúnen para celebrar -por adelantado- el Día de la Madre en el escenario del complejo ubicado en el departamento maipucino.

En una charla con Estilo, Palito comenta detalles sobre el show y -mientras repasa su carrera- el cariño que siente hacia Mendoza se refleja en cada una de las palabras que elige para respondernos. Es que como muchos sabrán, nuestra provincia fue la plaza que lo vio nacer artísticamente allá por la década del 60.

“Antes de ser Palito fui Nery Nelson”, cuenta el tucumano mientras recuerda los primeros lugares en los que tocó bajo ese, su nombre artístico: la mítica radio LV10 y un cabaret. En este último lugar -y gracias a la insistencia de una chica que trabajaba allí- el cantante conoció a un vendedor de una discográfica que se interesó por su trabajo y lo llevó a grabar su primer disco en Capital Federal.

Pero quizás lo más importante de su paso por Mendoza fueron las amistades que cosechó con grandes artistas de nuestra tierra como Leonardo Favio y Tito Francia. Dos referentes de la música local que lo marcaron a nivel personal y lo encaminaron en la senda artística.

Y a pesar de todo el éxito que logró en estos años, el ex gobernador y senador por Tucumán afirma que nunca olvidó sus raíces y por eso hoy dedica su último disco, “Rock n’Roll”, al joven Nery Nelson. Ese chico que vivía en una pensión ubicada en la calle Necochea y que luchó y no bajó los brazos hasta convertirse en la estrella que es hoy.

FuenteLos Andes
Compartir

Comentarios