La Ordenanza fue impulsada por el presidente del Bloque Justicialista “Santa Fe es una sola”, Ignacio Martínez Kerz y fue aprobada por todo el cuerpo de concejales en la última sesión. De esta manera se prohíbe “en todo el ámbito del ejido municipal la tenencia, fabricación, manipulación, circulación, transporte, comercialización, depósito y expendio al público mayorista o minorista y uso particular, de todo elemento de pirotecnia o cohetería”. El municipio, deberá determinar en el plazo máximo de dos años su instrumentación e ir comunicando la nueva norma a los comerciantes.


El Concejo Municipal declaró este jueves a la ciudad de Santa Fe “Territorio libre de pirotecnia”. El artículo 2º del texto votado indica textualmente “prohíbase en todo el ámbito del ejido municipal la tenencia, fabricación, manipulación, circulación, transporte, comercialización, depósito y expendio al público mayorista o minorista y uso particular, de todo elemento de pirotecnia o cohetería”.

 

Definición

“Se considera artefacto pirotécnico o de cohetería al destinado fundamentalmente a producir combustión o explosión, efectos visibles mecánicos o audibles, estando incluidos todos aquellos que se enciendan o accionen mediante el uso de mecha, combustión o fricción”, dice la norma.

“Es por todos conocidos las terribles consecuencias que año tras año se producen por el uso de elementos de pirotecnia. Esta situación se agrava acercándose las fechas navideñas que es cuando más accidentes se producen según los datos estadísticos relevados por el Hospital José María Cullen. Estos accidentes se manifiestan en daños y lesiones a la salud e integridad física de las personas – muchas veces irreversibles –, como quemaduras de distintos grados, traumas auditivos, alteraciones nerviosas, por mencionar solo algunos, y que en la mayoría de los casos deben ser atendidos en el sistema de salud pública”, destacó Martínez Kerz.

La Ordenanza aprobada, entre sus artículos plantea exceptuar de la prohibición a los particulares e instituciones públicas o privadas en tanto la utilización de los elementos prohibidos por la norma lo fuera en el marco de la organización y realización de espectáculos de “fuegos artificiales visuales”. A tal efecto, deberá contar con autorización previa de la Municipalidad y/o quien éste designe como autoridad de aplicación competente.

Durante la sesión estuvieron presentes representantes de instituciones proteccionistas y de la sociedad civil santafesina que apoyaron en el tiempo y trabajaron por la sanción de la ordenanza, entre otros Dignidad Animal, Cepronat (Centro Protección a la Naturaleza), Hablemos de Autismo, el gremio ATSA, la Sociedad Protectora de Animales, la Asociación del Parque Federal y AFADA (Asociación de funcionarios abogados por el derecho de los animales). Cabe recordar otras instituciones que colaboraron en adhesión a la iniciativa como la Unión Personal Civil de Nación, filial Santa Fe, el Centro de ex Combatientes de Malvinas, Addera (Asociación Defensa Derechos del Animal) y S.O.S Caballos.

 

Multas

Al mismo tiempo la norme prevé la aplicación de sanciones que van desde una multa de un salario mínimo vital y móvil y decomiso de mercadería, una multa de dos salarios mínimo vital y móvil, decomiso de mercadería y clausura del comercio por un día en caso de una segunda infracción, y multa de tres o cuatro salarios mínimo, vital y móvil, decomiso de mercadería y clausura del comercio de dos o cinco días, en caso de reincidir por tercera vez.

 

Aplicación

El Ejecutivo Municipal “deberá determinar en el plazo máximo e improrrogable de dos años la instrumentación progresiva de lo dispuesto, otorgando mayor plazo de aplicación en aquellos explosivos que ocasionan menor impacto ambiental y peligrosidad en su manipulación y uso, contemplando otorgar el menor plazo de aplicación en aquellos explosivos que ocasionan mayor impacto ambiental y peligrosidad en su manipulación y uso”, dice el artículo 6º aprobado.

 

Divulgación para comerciantes

Además, el municipio deberá realizar una amplia divulgación de la norma y su reglamentación, comunicándola de forma fehaciente a los comerciantes de la ciudad a los que se les deberá entregar copia de la misma.

“Resulta imperioso buscar una solución a esta situación estableciendo normas de fácil aplicación, promoviendo la concientización y prevención para finalmente establecer una sanción a quienes no cumplan con lo dispuesto en la misma y realicen esta actividad, poniendo así en riesgo a la comunidad en su conjunto. Todo esto en el marco del deber del Municipio en relación al diseño y la implementación de este tipo de políticas, las cuales tienen por objeto la promoción y protección en pos del cuidado a la salud, de los animales, al medio ambiente y a la propiedad”, finalizó el edil.

Comentarios