Durante todo el proceso estuvo en libertad, pero al momento de la sentencia dejó de presentarse en la Fiscalía y se ordenó su búsqueda y captura.

Personal de la División Investigaciones Criminales y Judiciales de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) de la policía santafesina detuvo a un hombre de 37 años que era buscado por tener una condena firme en un caso de corrupción de menores agravada, por ser reiterada, y amenazas coactivas en concurso real.

El hombre fue ubicado y se estableció que vivía en la localidad de El Trébol, con su pareja y los hijos de ésta.

La detención se produjo en inmediaciones de bulevar Libertad y Palermo, luego de una breve persecución que tuvo lugar cuando el hombre salió de su vivienda.

El ahora detenido era requerido por tener pendiente el cumplimiento efectivo de una condena de seis años de prisión por haber sido encontrado penalmente responsable en un caso de corrupción de menores, agravado por ser reiterado, y amenazas coactivas en concurso real. Los delitos por los que se lo condenó tuvieron lugar en la misma ciudad de El Trébol en 2013.

El sujeto, de 37 años, identificado como Luis Paredes, recuperó la libertad luego de haber sido imputado y de pasar un mes bajo prisión preventiva.

Luego, durante el desarrollo del proceso, permaneció en libertad y al culminar el juicio fue condenado a seis años de prisión, pena que debía comenzar a cumplir el 1º de octubre último.

Al no presentarse a las requisitorias periódicas de la Fiscalía fue declarado prófugo lo que desencadenó el operativo de búsqueda que culminó con su captura anteayer.

Las denuncias sobre Paredes databan de 2013, cuando convencía a menores para llevarlos a su vivienda, ubicada en la zona rural, para luego abusar de ellos. Fueron numerosos los casos que se llevaron a la Justicia en relación al comportamiento del peón rural e incluso su hermana fue una de las denunciantes.

Dramático testimonio

“Soy la abuela de un niño abusado por mi hermano”, había dicho hace tres años Laura Paredes al portal local El Trébol Digital.

La mujer fue incluso una de las organizadoras de las marchas que protagonizaron padres de niños abusados y vecinos que intentaban prevenir que el acusado, ya en libertad y nuevamente afincado en la ciudad, tuviera contacto con niños.

También contó que su nieto se animó a contarle a la madre sobre los abusos varios días después de que su tío fue detenido.

“Sabía que esto podía pasar porque mi hermano es una persona que siempre vivió rodeado de varones de entre 10 y 12 años”, manifestó, y sostuvo que una vez le advirtió que “le podría pasar lo que le ocurrió al padre (Julio) Grassi. Me contestó que no, que me quede tranquila que eso no pasaría”.

También contó que cuando su hermano fue liberado “me sentí indignada porque él está a diez metros de la escuela a la que van los chicos abusados”.

Ahora, cuatro años después, las TOE llegaron hasta El Trébol con diez efectivos, cinco de ellos de civil, en dos camionetas.

El dato que tenían era certero. Esperaron a que Paredes saliera de su domicilio y lo apresaron sin mayores inconvenientes. Ahora, Paredes quedó a disposición del Juzgado de Sentencia de la 3º Nominación, a cargo del juez Cristian Fiz que arbitrará el cumplimiento de la pena.

Comentarios