Giuseppe Profiti obtuvo el beneficio de la suspensión de la pena por abuso de poder.

La Justicia vaticana condenó hoy a un año de prisión en suspenso por abuso de poder a Giuseppe Profiti, el ex director del hospital pediátrico de la Santa Sede, el Bambino Gesù, acusado del desvío de más de 420.000 euros a través de la reconstrucción de la casa de un influyente cardenal.

“En nombre de Su Santidad papa Francisco”, el Tribunal vaticano condenó a Profiti a un año de prisión, suspensión por un año para ocupar cargos públicos y una multa de 5.000 euros basándose en el artículo 422 del Código Penal de la Santa Sede.

De todos modos, con la condena por “abuso de poder”, Profiti obtuvo el beneficio de la suspensión de la pena por cinco años, que se hará efectiva si comete otro delito.