En un libro que reúne sus entrevistas en el avión papal, el Sumo Pontífice contó que tiene “miedo de ser malinterpretado” en las entrevistas.

El Papa reconoció que tiene “miedo de ser malinterpretado” en las entrevistas, al tiempo que se calificó como “tímido” y recordó que en Buenos Aires “tenía un poco de temor a los periodistas”.

Francisco, que en cada viaje que emprende va acompañado por un grupo de periodistas, con quienes habla en pleno vuelo, aseguró: “Soy descarado, pero también un poco tímido. En Buenos Aires tenía un poco de temor de los periodistas, pensaba que podían meterme en dificultades y por eso no daba entrevistas”.

Los dichos del el Pontífice aparecen en un texto publicado en el libro “Adesso fate le vostre domande” (“Ahora hagan sus preguntas”), que reúne sus entrevistas en los aviones papales.

“Todavía tengo miedo de ser malinterpretado, pero quiero correr ese riesgo pastoral”, agregó Jorge Bergoglio en la obra co-escrita junto al jesuita Antonio Spadaro y editada en italiano por Rizzoli.

En el texto, el Papa afirmó que le gusta “mirar a las personas a los ojos y responder a las preguntas con sinceridad”.

“Sé que debo ser prudente y espero serlo. Siempre rezo al espíritu santo antes de comenzar a escuchar las preguntas y responder. Y así como no debo perder la prudencia no debo perder tampoco la confianza. Sé que esto puede volverme vulnerable, pero es un riesgo que quiero correr”, describió.

“Las entrevistas para mí tienen siempre un valor pastoral. Si no tuviera esta confianza, no concedería entrevistas, para mí está claro. Es una forma de comunicación de mi ministerio”, sentenció.

Además, resaltó que a veces los periodistas hacen las preguntas de la gente. “Y una cosa con la que me siento bien es hablar con pequeñas revistas y diarios populares”, agregó. “Busco responder de modo espontáneo, en una conversación que quiero que sea comprensible, y no con fórmulas rígidas. Uso un lenguaje simple, popular”, planteó Bergoglio.

FuenteLa Nación
Compartir

Comentarios