Los investigadores aseguran que el fallecimiento del poeta se debió a “una nueva toxina”, lo que alimenta las demandas de que fue envenenado.

El poeta chileno Pablo Neruda, fallecido el 23 septiembre de 1973, no murió de cáncer de próstata, a pesar de que padecía esa enfermedad, determinó ayer (20.10.2017) un equipo internacional de expertos y peritos reunido en Santiago.
Científicos de varios países analizaron los restos del poeta chileno y descartaron cualquier desenlace ajeno a causas naturales, incluido el supuesto asesinato por envenenamiento. (08.11.2013)
“La caquexia está descartada. Eso está claro”, manifestó el juez especial Mario Carroza, quien investiga las causas del fallecimiento del premio Nobel de Literatura 1971, tras reunirse con el panel de peritos, que sin embargo aún desconocen la causa específica del deceso.
Carroza señaló que las conclusiones del equipo apuntan a un asunto que fundamentalmente “tiene relación con una nueva toxina, que a su vez requiere de otros estudios que nos permitirán tener una conclusión definitiva”.
El médico forense español Aurelio Luna, dijo a los periodistas que lo que es “rotundamente cierto”, es que el certificado de muerte “no refleja la realidad del fallecimiento”.
Aseguró que si todo va bien, en el plazo de un año se tendrá una respuesta concreta y clara a los estudios de genómica bacteriana.
Desde el pasado martes, 16 especialistas, de España, Estados Unidos, Dinamarca, Canadá, Francia y Chile estuvieron compartiendo sus estudios y análisis en la capital chilena.
El premio Nobel de Literatura en 1971 murió en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, pocos días después del golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende.
Desde 2011 está abierta una investigación judicial para aclarar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura del ex presidente Augusto Pinochet (1973-1990).
En abril de 2013 los restos de Neruda fueron exhumados y en noviembre de ese año un grupo de expertos chilenos y de otros países que hicieron peritajes a sus restos descartaron una muerte por envenenamiento.
Pese a ello, el juez Carroza mantuvo abierta la investigación por considerar que los resultados no eran concluyentes y ordenó nuevos exámenes, que se realizaron el año pasado y cuyos resultados fueron analizados por el panel de expertos.
Eduardo Contreras, abogado del Partido Comunista (PC), en el que militaba Neruda, afirmó que está comprobado que en la clínica Santa María, donde falleció el poeta, se cometieron “delitos” después del golpe de Estado de Pinochet.
Fue en esa clínica donde el expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) falleció presuntamente envenenado en 1982, después de ser sometido a una cirugía digestiva de menor gravedad.
“En la misma clínica, en el mismo cuarto piso, con los mismos médicos y algunas enfermeras, murió Pablo Neruda”, dijo Contreras.
El abogado subrayó que Neruda, miembro del comité central del PC, murió cuando se aprestaba a viajar a México para “cumplir labores muy importantes en política”, concretamente a liderar y organizar desde ese país la oposición a Pinochet.

FuenteRR (Efe, Dpa)
Compartir

Comentarios