A las 11.58, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dio inicio al debate. El ex ministro de Planificación podría ser detenido hoy.

La Cámara de Diputados de la Nación se encamina a desaforar al ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y a liberar el camino para su detención.

A las 11.58, el oficialismo y bloques aliados consiguieron el quórum necesario para dar inicio a la sesión especial en la que se debatirá el tema.

Apenas unos minutos antes, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, anunció que no participarán del debate. La jugada facilitó la estrategia de Cambiemos, que necesita el voto de las dos terceras partes de los presentes para aprobar el dictamen aprobado ayer en la Comisión de Asuntos Constitucionales.

Luego de que el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, diera inicio a la sesión y de que se entonaran las estrofas del himno nacional argentina, el secretario parlamentario, Eugenio Inchausti, leyó la orden del día.

El bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ anunció que no bajará al recinto para la sesión especial convocada por el oficialismo para debatir los pedidos de pedidos de desafuero de  De Vido que formularon los jueces federales Claudio Bonadio y Luis Rodríguez.

Los integrantes de la bancada que conduce Héctor Recalde anunciaron su postura en una conferencia de prensa. Recalde dijo que pese a que hubo diferencias internas sobre la posición que debían tomar, “primó la organicidad del bloque”.

“No vamos a bajar al recinto porque el oficialismo consiguió los dos tercios necesarios [para aprobar el desafuero”, dijo el jefe de la bancada kirchnerista.

Con críticas a la Justicia y al Gobierno, Recalde agregó: “No queríamos convalidar con nuestra presencia este hostigamiento, esta persecución contra un compañero”.

Ayer, la Comisión de Asuntos Constitucionales aprobó el dictamen para tratar el desafuero de De Vido en el recinto con los votos de Cambiemos, el Frente Renovador, el Bloque Justicialista, el Frente de la Concordia de Misiones, los bloques de Izquierda y GEN. El kirchnerismo votó en contra, pero los dos legisladores de esa fuerza que estuvieron presentes en la reunión, Rodolfo Tailhade y Analía Rach Quiroga, no pidieron la palabra para defender al ex funcionario.

La situación del ex funcionario dividió las aguas en el bloque del FPV en la Cámara baja. Algunos integrantes de la bancada se mostraron dispuestos a soltarle la mano a De Vido.

“Si la Justicia lo pide, hay que hacerle caso a la Justicia”, afirmó el presidente del PJ y vicepresidente primero de la Cámara de Diputados, José Luis Gioja.

María Emilia Soria, que renovó el domingo pasado su banca por Río Negro, también se había inclinado a favor del desafuero. “Si el juez solicitó el desafuero de Julio De Vido, corresponde que los diputados lo votemos afirmativamente”, sostuvo.

Ayer se debatieron varias alternativas: defender al ex ministro o dar libertad de conciencia. Finalmente, primó la opción de no bajar al recinto.

De Vido tiene dos pedidos de desafuero en su contra: uno del juez Rodríguez en la causa por la presunta defraudación millonaria con fondos destinados a obras en el Yacimiento Carbonífero Río Turbio: y otro de Bonadio en el expediente por presuntos sobreprecios en la compra de barcos de gas licuado durante el kirchnerismo.

Todo indica que el oficialismo tiene asegurados los dos tercios de los votos que exige la Constitución para proceder al desafuero del ex ministro.