La audiencia imputativa se suspendió hasta que finalicen las pericias psiquiátricas y el acusado de matar a su mujer y a su pequeña hija fue trasladado a la colonia de Oliveros. En Tribunales, el hombre tenía puesta una chomba con restos de sangre.

“Un hijo de puta. Eso soy”. Iván Lucas F. tardó cinco minutos en responder. El juez Héctor Núñez Cartelle le había preguntado su nombre al muchacho detenido por el asesinato de su mujer y de su hija de dos años, este martes en barrio Acíndar. Fue todo lo que dijo. La audiencia que se llevó a cabo en el mediodía de este miércoles en los Tribunales quedó suspendida hasta que finalice la pericia psiquiátrica ordenada por el fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte. Además, se resolvió que este hombre de 34 años quede internado en la Colonia Psiquiátrica de Oliveros con custodia policial.

Según la información brindada en la audiencia, el doble crimen ocurrió en las primeras horas de este miércoles. Las víctimas presentaban numerosas heridas de arma blanca. No estaba precisada la cantidad de heridas debido a la gran cantidad de puñaladas en los cuerpos.

En la audiencia, el acusado estaba todavía con la ropa que tenía puesta al momento del doble femicidio: un short floreado y una chomba en la que se podían ver restos de sangre.

De acuerdo a los datos que se conocieron, el informe de la médica de la comisaría donde fue trasladado en un primer momento indica que Iván declaró ser el “anticristo” y tener intenciones de quitarse la vida. En tanto, el segundo informe, de un profesional del hospital psiquiátrico Agudo Ávila señaló haberlo notado poco expresivo y lúcido.

En el domicilio donde se produjeron los dos asesinatos se hallaron dos certificados. En uno se indicaba el alta de la internación del instituto Philippe Pinel y en otro la posibilidad de hacer un tratamiento con medicamentos, según explicó el fiscal.

Malaponte expresó en contacto con la prensa que recibió información de la obra social del presunto homicida sobre la cantidad de veces que recibió asistencia psiquiátrica. Deslizó que la pericia permitirá conocer si la persona actuó al hacer comentarios incoherentes o si se trató de un brote psicótico, lo que definiría si tuvo o no consciencia de sus actos.

“Hay que determinar el alcance de la patología, si es que la tiene. También se encontró una libreta con anotaciones que no se entienden bien. Tampoco sabemos si las hizo él”, añadió.

FuenteRosario 3
Compartir

Comentarios