Alrededor de las tres de la tarde del lunes, cuando cuatro compañeros de facultad regresaban a sus casas de la universidad, fueron sorprendidos por dos conductores alocados, que “los encerraron”. Walter Fabián Campillay, padre del joven que iba al frente del VW Gol que terminó estrellado contra una columna, aseguró que los chicos fueron provocados y se asustaron.

A diferencia de lo que se supo inmediatamente después del choque, no fueron dos autos los que participaron de la colisión, sino que hubo un tercero, que también podría ser responsable del resultado de la maniobra.

En el VW Gol iban cuatro personas, dos de las cuales terminaron con lesiones leves como consecuencia del impacto. Afortunadamente los dos que iban en los asientos delanteros usaban cinturón de seguridad, lo que evitó un peor desenlace.

Según las actuaciones policiales, realizadas por personal de la seccional 5ta, “lo único que se está manejando es el accidente de tránsito”, protagonizado por un Renault 21, piloteado por un varón de 23 años, y Walter Fabián Campillay, de 17 años, a bordo del Gol de su padre.

“Los encerraron”

Sin embargo, Campillay padre declaró a El Litoral que “lo interceptó el Renault 21 y un Honda color negro, preparado para correr”. Según le contó su hijo, “los encerraron, se les pusieron a la par, se les pegaron de atrás y se les cruzaron adelante”.

Ante las osadas maniobras de ambos coches, “trató de doblar asustado por Pedro de Vega. El Renault 21 aceleró para evitar el choque” pero el golpe se produjo inevitablemente, provocando el despiste.

Según contó Campillay, “el Honda negro se escapó” del lugar, para regresar “con una cámara digital que le entregó al del otro auto, y volvió a irse”.

Después de unos minutos, cuando cargaban el Gol en la grúa, los amigos de Campillay accidentado pudieron tomar la patente del Honda negro, que merodeaba la zona conducido por un muchacho conocido por Lucas.

En cuanto a la edad para manejar del menor -Campillay tiene 17 años-, su padre dijo que “tiene carné de conductor porque estaba radicado en Coronda”, donde se lo extendieron con “autorización y bajo la responsabilidad de los padres”.

Operativos con civiles

Dos ciudadanos participaron de un operativo de tránsito que realizó la Policía de la provincia, con el fin de hacer prevención, informar de las nuevas leyes y penas por infracciones, y detectar irregularidades en la documentación vehicular.

El dispositivo se montó en la ruta N° 1, a la altura del camping de UPCN, en cercanías del destacamento VI, y la incorporación de civiles a los controles policiales se debe a la participación de la ciudadanía como “observadores o veedores”, enviados desde el Juzgado de Faltas.

Como trabajan de la mano de la fuerza pública provincial, las tareas sólo pueden hacerse sobre arterias de esa jurisdicción, y por lo tanto no participan los inspectores municipales.

Hace un mes que se puso en práctica el trabajo conjunto. Gabriel Cantelli, papá de una joven víctima de un choque en barrio María Selva, ya participó de 6 operativos, y estuvo presente en el último. Junto a él trabajó la ex concejal del PJ, Susana Cámpoli, también preocupada por el aumento de los accidentes en toda la zona.

Amenazado

Anoche, después de las 20, Walter Fabián Campillay volvió a la seccional 5ta para denunciar que uno de los agresores de su hijo “me tiró el auto encima”. Sería el mismo “Honda negro y preparado” que la tarde del lunes participó del accidente y se escapó, en Almirante Brown y Pedro de Vega.