El embajador argentino en Quito dijo que no va a renunciar a su cargo tras haber dicho que no se bañaba como “los mugrientos ecuatorianos”.


“Me arrepiento de todo lo que dije. No fue mi intención agraviar y pido disculpas a todo el pueblo ecuatoriano si se malinterpretaron mis palabras porque nunca fue mi intención injuriar a Ecuador”. Con estas palabras el embajador argentino en Ecuador Luis Juez expresó a Infobae dio por superado el exabrupto que protagonizó y ratificó que no está prevista su renuncia al cargo.

Apenas unos días después de que dijera públicamente que “llegué hace media hora de fiscalizar. Me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa porque no quería estar con la ropa de esta mañana porque van a decir ‘este mugriento se ve que agarró hábitos ecuatorianos'”, Juez pidió disculpas por sus dichos. La intención del Gobierno argentino ahora es bajar los decibeles del conflicto diplomático que el cordobés generó con Ecuador. Es que la Cancillería ecuatoriana indicó que “encuentra inaceptable que un representante del más alto nivel de un Estado se refiera, una vez más, de manera ofensiva a los ciudadanos del país que le ha recibido con consideración y amistad”.

Ante el malestar que generaron sus expresiones, Juez dijo a Infobae: “No hubo una referencia intencional y pensada hacia los ecuatorianos a los que quiero mucho. Creo que se descontextualizaron mis dichos. Y si se entendió como un agravio a los ecuatorianos pido disculpas públicamente y me arrepiento de todo”. A su vez, el embajador argentino en Quito que se encuentra en estas horas en la Argentina destacó que siente “un dolor personal y familiar muy fuerte” por el conflicto diplomático que desataron sus dichos.

Juez dijo que no está previsto que renuncie a su cargo y desde la Cancillería informaron a Infobae que “hay que esperar que decanten los hechos y se baje el nivel de confrontación para dar a entender que nadie quiso agraviar a Ecuador”.

El embajador argentino en Quito admitió que “para ocupar un cargo como el de embajador hay que usar un lenguaje diplomático especial que yo no tengo. Yo hablo a veces como un cordobés común y corriente y no tengo dimensión de mis palabras pero en ningún momento quise agraviar a los ecuatorianos”. Cuando Infobae le preguntó a Juez cómo había que interpretar su frase de estar “mugriento” como los “hábitos ecuatorianos”, explicó que lo había mencionado a título personal pero nunca pensó en referirse a nadie en particular. “Admito que hay que ser más meticulosos y cuidadosos ante la diplomacia”, dijo Juez.

En tanto, el embajador argentino y la Cancillería ya emitieron una carta a la diplomacia ecuatoriana para pedir disculpas por el exabrupto de Juez. No obstante, en el gobierno aseguran que no habrá renuncia alguna del embajador, al menos que la administración de Lenin Moreno lo requiera específicamente.