Muchas personas dicen ver este número en el reloj, en boletos, en la computadora, en sueños, en direcciones, en momentos importantes de la vida. ¿Qué hay detrás de esas coincidencias? ¿Qué tiene que ver este número con los portales energéticos y otras teorías de la New Age?

De repente mirás la hora y son las 11:11. Te despertás y el reloj de la mesa de luz dice 11:11. Estás escribiendo en la computadora, movés la vista y el contador virtual marca 11:11. Cuando esto sucede, algunos piden un deseo, otros piensan que es una señal, otros no le darán importancia hasta que otra “casualidad” hace que vean el numero, ¡de nuevo! ¿Qué hay detrás de este código que hizo que los científicos se pusieran a estudiar sus apariciones en momentos claves?

El escritor Eliasib David sostiene que –más allá de las supersticiones o creencias mágicas que podamos atribuirle- el inconsciente colectivo (concepto jungiano de “sincronicidad”) hace que las personas hayan construido una suerte de magnetismo con el número, que hace que el cerebro detecte unos segundos antes (de verlo) que este código está presente y dirija su atención a él: despertamos a esa hora o miramos asombrados cualquier anotación que lo contenga.

En las creencias populares muchas versiones circulan. Se dice que las personas que lo ven repetidamente, en determinado momento, están a punto de experimentar una crisis o etapa significativa de la vida. A esta conclusión también arribó el mismo David luego de haber estudiado a un grupo de gente que declaró haberlo visto. El mensaje, según el autor, sería: “Prestá atención, se vienen grandes cambios en tu vida, hacé lo que tengas que hacer”. Otra creencia dice que ver un 11:11 en un momento determinado es una confirmación de que estás por el camino correcto.

El suceso más cercano al que remiten los que creen en estas coincidencias es al atentado a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre del año 2001. Las torres, en sí mismas, desde la imagen, representan un 11; y el primer avión en impactar fue el vuelo 11 de American Airlines. También se dice que el 11/11/18 a las 11 de la mañana entró en vigor el Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

El 11/11/11 es una fecha que ocurrirá cada 100 años en la historia. ¿Otras coincidencias? Donald Trump tiene 11 letras en su nombre, como los últimos tres presidentes de los Estados Unidos. El Pentágono se empezó a construir un 11 de septiembre y la primera misión en llegar a la Luna fue el Apolo 11. Se dice que hay una profunda sabiduría detrás de este código, que representa a los ángeles, a los guías a los maestros. Depende desde qué sistema de creencias observemos estas coincidencias.

11:11 como portal esotérico

Aurelia Levin, numeróloga de edades kármicas, explica lo siguiente: “El número 11 en numerología tradicional (pitagórica) es considerado un número maestro que significa ‘superconsciencia’ en todas sus manifestaciones. Es percepción, sabiduría e intuición extrema. La suma del 1+1 es igual a 2. El número 2 es un estado de consciencia que habla de dualidad. Es el número del arte por excelencia que ayuda a inspirarse y a mostrar algo en la conciencia colectiva: su canto, sus pinturas, su danza, o sus fotografías. En numerología esotérica y kármica el 11 nos conecta con los misterios de la vida y la muerte, con la luz y la oscuridad al mismo tiempo. En numerología del Tarot y cábala el arcano XI muestra la imagen de una mujer hermosa domando a un león (La Fuerza). El 11 es el fuego sagrado de la energía Kundalini.” Según la angelóloga estadounidense Doreen Virtue, autora de decenas de libros sobre ángeles, el 1, 11, 111, y 1111 en los “numerous angelicas” significa: “Mantené tus pensamientos en positivo, porque tus pensamientos se están manifestando en la forma. Focalizá en tus deseos y no en tus miedos”.

Este sábado 11 de noviembre, ¿se abre un portal?

¿Qué es un portal? ¿Para qué existe? ¿Es una moda espiritual? A partir del año 2000 (y los fantasmas del fin del mundo que el cambio de siglo despertó en el inconsciente colectivo) y más aceleradamente luego del 2012, con las profecías mayas de José Argüelles anunciando el comienzo de una nueva era, se empezó a hablar cada vez más de los “portales” o “vórtex” o “vórtices” energéticos en el tiempo planetario.

“Un portal no es una puerta visible que se abre delante nuestro. Es un vórtice de energía que desciende de mundos superiores y circula. Es positivo para nuestra evolución, sólo que el efecto es diferente para cada persona. Para los más conscientes ese portal energético traerá lluvia de milagros y bendiciones, otros tendrán síntomas como dolores de cabeza, cansancio extremo, angustia, frío o calor, activación de miedos. ¿Por qué a través de números? En un principio cuando todo era nada y éramos mente universal, solo había geometría sagrada, cristales, colores, formas, y números, entonces el numero conserva ese poder creador”, dice Levin.

FuenteClarín
Compartir

Comentarios