Gremialistas y el ministro de Trabajo volverán a reunirse esta semana para continuar analizando el borrador de la propuesta oficial.

El secretario general del Sindicato de Canillitas, Omar Plaini, advirtió que la Confederación General del Trabajo (CGT) “no aceptará de ninguna manera” y “tal como está” la propuesta de reforma laboral que impulsa el gobierno nacional. Y, al respecto, el gremialista consideró que la iniciativa se trata de “una flexibilización”.

“Evidentemente, el gobierno cambió lo que venía conversando con nosotros y lo que venía planteando. Nunca se habló de un anteproyecto de ley de 145 artículos”, sostuvo el dirigente.

En ese sentido, el secretario administrativo de la CGT se quejó de algunos de los puntos que contiene la iniciativa que fogonea la Casa Rosada: “Estamos en total desacuerdo con el contenido de esos artículos, que nada tienen que ver con lo que veníamos hablando. Además, cambia en 14 artículos de raíz lo que es la ley de contrato de trabajo”.

Asimismo, Plaini agregó: “La reforma laboral, como está, no la vamos a aceptar de ninguna manera porque es retrotraerse décadas y décadas e implica una pérdida de derechos de los trabajadores. Es una flexibilización”.

Luego, el diputado nacional señaló que la central obrera “no tiene el apresuramiento que ha mostrado el gobierno después de las elecciones” generales para concretar la modificación.

“Veníamos hablando de tres temas. Entonces, ¿por qué aparecen después del 22 de octubre con un proyecto de 145 artículos, que no creo que lo hayan elaborado de la noche a la mañana?. El gobierno nos mintió. Estaba esperando un resultado electoral para avanzar sobre otras cuestiones”, lanzó Plaini.

En esa línea, el gremialista concluyó: “No veo la razón del apuro, no hay motivos para que el gobierno quiera sacar esto inmediatamente. Obviamente, esto terminará en el Congreso nacional y los diputados y senadores tendrán la responsabilidad de decir sí o no”.

Por su parte, la CGT y el ministro de Trabajo nacional, Jorge Triaca, volverán a reunirse esta semana para seguir negociando el borrador de la reforma laboral.

También tendría un encuentro con gobernadores peronistas para bloquear el proyecto en caso de que llegue al Congreso sin ser totalmente consensuado.

A poco de haber recibido el borrador de la reforma laboral de manos del Ministerio de Trabajo, la CGT oficializó días atrás su rechazo a esa iniciativa.

Los encargados de confirmarlo fueron Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, los integrantes del triunvirato que conduce la central obrera.

Al respecto, Daer aseguró que la CGT no está de acuerdo con la reforma laboral “tal como fue presentada”.

A su vez, Schmid señaló que “a línea roja” que la central obrera no permitirá que se cruce es la actual ley de contrato de trabajo, regulación sobre la cual aplicarían grandes y profundas modificaciones, de avanzar con la propuesta presentada por el macrismo.

Las definiciones de los integrantes de la cúpula del sindicalismo organizado se produjeron al culminar la reunión del consejo directivo de la CGT, en la que los dirigentes analizaron el proyecto que impulsa el oficialismo y unificaron las posiciones de los diferentes sectores de los trabajadores.

Paralelamente, el Papa Francisco será dentro de dos semanas el anfitrión de la cúpula del sindicalismo argentino.

El encuentro con los referentes de la CGT y de las dos CTA cargará de valor simbólico el curso de la negociación por el proyecto de reforma laboral.

Para el 23 y 24 de noviembre (los días en que los jefes gremiales visitarán Roma, Italia), la iniciativa oficial tal vez ya esté en el Congreso, a la espera del debate legislativo.

FuenteLa Capital
Compartir

Comentarios