El gobernador Miguel Lifschitz advirtió ayer que ve “un poco complicado” llegar a un acuerdo.

El gobernador Miguel Lifschitz advirtió ayer que ve “un poco complicado” llegar a un acuerdo fiscal el próximo jueves, cuando se vuelvan a reunir los gobernadores con los ministros del gobierno nacional.

El jueves de la semana pasada el presidente Mauricio Macri presentó a los jefes provinciales una propuesta de pacto fiscal que consiste en transferir 65 mil millones de pesos adicionales a la provincia de Buenos Aires, coparticipar plenamente el impuesto a las ganancias, frenar el gasto fiscal y lograr un compromiso de las provincias para reducir Ingresos Brutos.

Como el costo del acuerdo será financiado con un ajuste hacia abajo del régimen de movilidad de las jubilaciones, la administración central también pretenden que los jefes territoriales avalen estos cambios. La iniciativa también prevé hacer “borrón y cuenta nueva” con las demandas cruzadas entre distintos niveles del Estado.

Lifschitz pronosticó “mucho diálogo” esta semana entre los gobernadores y los funcionarios del gobierno nacional para seguir la negociación de la reforma impositiva porque “son muchos temas que hay que analizar”. También consideró que “la pretensión del gobierno de llegar a un acuerdo este jueves” la ve “un poco” complicada.

El viernes pasado el ministro de Economía de la provincia, Gonzalo Saglione, dijo que los primeros cálculos sobre la oferta del gobierno nacional indican que la provincia no perdería recursos en 2018. Sí aclaró que la provincia de Buenos Aires sería la mayor beneficiada ya que sumaría 20 mil millones de pesos anuales de ingresos, al liberarse el reparto de Ganancias

El fin de semana se supo que, por fuera del pacto, el gobierno nacional enviará recursos extras a la primera provincia del país hasta alcanzar 65 mil millones de pesos en 2019.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró ayer que viene “bien” el diálogo con los gobernadores.

Comentarios