A un mes y venticinco días de la desaparición de Cesar Miño y Sergio Quintana crece la incertidumbre y desesperación de sus familiares. Yanina, la mujer de Quintana rompió el silencio. “Es muy difícil”, expresó.

La esposa de Sergio Quintana, uno de los dos concordienses desaparecidos cuando viajaban a Paraguay, contó la trágica situación que les toca vivir y afirmó que los vecinos la están ayudando a pagar los pasajes para viajar a Corrientes a ver cómo llevan la causa actualmente. La situación económica no le permitió acercarse al lugar, son los propios vecinos quienes venden rifas y le acercan los montos a Yanina para que pueda comprar algunos comestibles.

“Mis días son cada vez más difíciles de sobrellevar, con mis hijos y en mi casa. Él era el sustento de la familia, más allá de no tener un trabajo fijo era muy buscavidas y hoy que me toca a mí sola es muy difícil”, expresó Yanina en diálogo con Canal Nueve Litoral.

A partir de hoy, el abogado Martín Jauregui será quien brinde apoyo a la familia Quintana, aunque no los representará legalmente porque no posee una matrícula habilitante a tomar casos en Corrientes. “Me va a guiar con los pasos que tengo que dar, a solicitar el apoyo que debo tener como víctima de esto, el estado me tiene que ayudar”, indicó.

En lo que respecta a la investigación sobre el paradero de los dos concordienses, la mujer contó que desde la justicia correntina no se han comunicado con ella: “He intentado comunicarme pero siempre hay un problema”, reveló.

El último dato fehaciente es que ambos estuvieron en la localidad correntina de San Carlos, donde hallaron la camioneta incinerada. “Creo que no se arrojan resultados porque no se está haciendo lo que se tiene que hacer. Las cámaras dieron pocas imágenes y no sabemos qué pasó con el testimonio de los testigos”, afirmó.

Por último, Yanina Quintana solicitó la ayuda de la gente. “Si alguien vio algo todavía está a tiempo de decirlo, la gente que sepa algo que aporte datos. Necesitamos encontrar estas personas, hay dos familias desesperadas y chiquitos que esperan el regreso de sus papás”. concluyó.

 

Comentarios