Así lo aclaró el secretario de Control de la Municipalidad, Ramiro Dall’ Aglio, en virtud de la sanción y la reglamentación de la ordenanza que declara a la ciudad territorio libre de pirotecnia. En un lapso de dos años se prevé quitar los artefactos de los comercios.

Ramiro Dall’ Aglio (LT10)

En los últimos días fue sancionada y reglamentada la normativa que declara a la ciudad libre de pirotecnia. A partir de una iniciativa del concejal Ignacio Martínez Kerz, la ordenanza ya está vigente. Según explicó esta mañana el secretario de Control de la Municipalidad, Ramiro Dall’ Aglio, y en virtud de la proximidad de las fiestas de fin de año, se contempló que “había mucha gente que se dedica a la venta de pirotecnia de manera legal. O sea, en comercios habilitados por la Municipalidad y con todos los productos que comercian autorizados, homologados por Fabricaciones Militares, que ya tenían comprado el stock de mercadería para vender este año”.

Al ser consultado por LT10, el funcionario expresó que se trata de un “proceso que se va a llevar adelante con el tiempo. Va a ser consensuado y, a partir de la eliminación progresiva, de los artefactos con mayor contaminación auditiva y mayor potencia sonora, se va a llegar a dentro de dos años a la eliminación de la pirotecnia de alta contaminación sonora que es el objetivo fundamental de la ordenanza que se sancionó en octubre”, precisó.

De este modo, para las fiestas las restricciones se limitarán a no “poder vender en vía pública, sólo en comercios habilitados y que la pirotecnia que se venda sea con la homologación de fabricaciones militares”. Ya para junio de 2018 se prevé el retiro de la venta en comercios “de las bombas de estruendo y de toda la pirotecnia que hace mayor ruido, que tiene mayor contaminación sonora”, agregó el secretario. Se aspira, de esa forma, en un lapso de dos a retirar completamente la venta en la ciudad de Santa Fe de todo lo que genera un alto impacto y tiene mayor contaminación sonora”, definió.

Compartir

Comentarios