Una familia vivió una pesadilla cuando volvían de Buenos Aires. A la altura de Alvear les arrojaron desde el puente un bloque de cemento que dejó inconsciente al conductor y le provocó triple fractura de mandíbula.


Una pareja con sus hijos vivieron una noche de terror cuando les arrojaron un adoquín desde el puente ubicado a la altura de Alvear en la autopista que une Rosario con Buenos Aires, el último fin de semana.

“No se mataron de casualidad”, contó este martes Aurelia, familiar de las víctimas del ataque, en contacto con Radio 2.

En el programa La Primera de la Tarde, afirmó que la agresión se produjo el sábado a las 21 en el sentido a Rosario. “Cruzaron el puente y les tiraron un pedazo de cemento que entró por el parabrisas. A mi yerno (el conductor) le provocó tres fracturas de mandíbula y lo dejó inconsciente, despertó recién en el Heca”, indicó, y reflejó la desesperación del resto de los ocupantes del auto, entre ellos un chico de ocho años, para evitar una tragedia.

“Empezó a hacer trompos y mi hija logró sacarle el pie del acelerador, porque él estaba desmayado y tirado sobre el volante”, afirmó, y agradeció la ayuda recibida por otros automovilistas que llamaron a la ambulancia.

“No entiendo cómo no hay un patrullero arriba del puente o cómo no colocan alambres para que no arrojen piedras”, reclamó Aurelia, quien pidió soluciones ante la gran cantidad de casos conocidos de agresiones y robos a conductores en las distintas rutas y autopistas de la provincia.

Tras el hecho, el auto Renault Logan quedó en la comisaría de Alvear y el conductor mejora su estado de salud en el Heca de Rosario, aunque deberá afrontar un tratamiento en su mandíbula. Su esposa sufrió un golpe en el esternón, hueso ubicado en el centro del pecho.

Comentarios