El operativo policial y municipal se hizo tras la denuncia de vecinos que se quejaron por la música. Se sospecha que en el lugar circulaba droga

Gracias a la denuncia de varios vecinos, un operativo conjunto entre la policía y la Secretaría de Control y Convivencia municipal interrumpió una concurrida fiesta electrónica que se desarrollaba sin permiso en el pasaje 502, en inmediaciones de Ovidio Lagos al 6400. Durante el procedimiento, que terminó con una clausura preventiva, tres personas quedaron detenidas. También se secuestraron equipos de música y se investiga la posible tenencia de estupefacientes.

El secretario de Control, Gustavo Zignago, relató que las denuncias dando cuenta de que se estaba llevando adelante una fiesta electrónica ilegal fueron recibidas por personal de la comisaría 21ª.

El director de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Diego Herrera, precisó que las quejas apuntaron al alto volumen de la música, que arrancó anteayer cerca de las 4 de la madrugada y continuaba en pleno día.

Los agentes se hicieron presentes en el domicilio y constataron que había una fiesta electrónica en marcha y sin ningún permiso.

La policía detuvo a tres jóvenes sospechados de tenencia de drogas, mientras que los agentes de la GUM dictaron el cese de actividades y secuestraron los equipos de audio.

Según contó Herrera, de la fiesta participaban entre 200 y 300 personas, la mayoría de las cuales se retiró del lugar tras la llegada de la policía.

El funcionario admitió que no es la primera vez que se desarticulan o clausuran raves ilegales. Es más: recordó que este mismo fin de semana se había promocionado por las redes sociales un evento de ese tipo en Riobamba al 7300, bautizado la “fiesta de la piscina”, que notificación municipal mediante, terminó suspendiéndose.

FuenteLa Capital
Compartir

Comentarios