A partir de un proyecto impulsado por el diputado Alejandro Boscarol, la normativa buscar evitar la deserción y prevé actividades en el último año del nivel medio.

Alejandro Boscarol (LT10)

La articulación entre el nivel medio y el superior es el principal objetivo de la flamante ley impulsado por el diputado Alejandro Boscarol (UCR). “Lo veníamos trabajando con las universidades nacionales del Litoral y de Rosario, en base a la experiencia acumulada y en el tratamiento por corresponder a ámbitos y jurisdicciones distintas no estaba abordado por ninguna de las normativas vigentes. Es decir, quedaba a criterio de cada universidad y de cada escuela secundaria por articular la trayectoria de los estudiantes cuando terminaban el secundario”, expuso el legislador en comunicación con LT10.

De esa forma, la trascendencia de la nueva normativa se centra en “la creación de un espacio de interacción entre ambas jurisdicciones con el Ministerio de Educación para tomar el alto abandono en el último año del secundario, incluso en el primer año de ingreso a la universidad”. En términos concretos, la universidad podría ingresar al quinto año con el fin de brindar un panorama al egresado sobre lo que desea estudiar en el nivel superior.

“En el último año del nivel medio se realiza una serie de actividades que vinculan a docentes (de la secundaria) con aquellos docentes de las primeras materias de la universidad para que haya una correlación”, explicó el diputado. Asimismo, se busca abordar la problemática en el ingreso a la universidad y “se apunta a mejorar el ingreso y darle una continuidad al estudio secundario”.

En ese orden, se prevé contemplar las diferencias que median entre las instituciones escuela y universidad. “Esto es lo que hay que acompasar y buscar la mejor forma para que los estudiantes puedan elegir una carrera”, definió Boscarol.

Comentarios