Durante el hallazgo estuvieron presentes peritos de la Fiscalía General de Justicia de Coahuila, así como agentes del Ministerio Público de Saltillo, de la Fiscalía de Torreón y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).Al menos tres mil restos óseos, incluyendo piezas dentales, fueron hallados el pasado sábado por el colectivo Víctimas por sus Derechos en Acción (VIDA) en la comunidad de San Antonio del Alto, en Coahuila, al noroeste de México.

De acuerdo al hallazgo, se presume que “los cuerpos de las víctimas eran cocinados con ácido e incinerados en tambos de acero durante horas con la ayuda de diesel, llantas de desecho y trozos de madera. Posteriormente vaciaban los botes y terminaban de romper los restos con palas”, explicó el tesorero de la organización, Óscar Sánchez Viesca.

“Son aproximadamente 100 metros cuadrados; el lugar está en medio de los dos ejidos, como a un kilómetro de distancia de cada uno. Era un centro de exterminio”, acotó por su parte, la coordinadora y vocera del grupo, Silvia Ortiz, madre de Stephanie Sánchez Viesca Ortiz, a quien busca desde el 5 de noviembre de 2004, cuando la ausente tenía 16 años.

Ortiz, advirtió que aún falta cribar y excavar la tierra, por lo que podría incrementar el número de restos hallados.

El hallazgo se da tras una llamada anónima, en la que denunciaron que presuntos integrantes del crimen organizado utilizaban esos terrenos para desaparecer a sus víctimas.

Desde 2015, la organización de búsqueda de personas desaparecidas ha descubierto 90.000 restos óseos, en al menos 40 fosas clandestinas de los poblados de Santa Elena, San Antonio de Gurza, San Pedro y en Estación Claudio, de la zona de La Laguna.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), en Coahuila, solo opera el grupo delictivo del Cártel de Sinaloa. Aunque el director de la Iniciativa Latinoamericana de la Universidad de Texas, Ariel Dulitzky, señaló en noviembre que los Zetas también disputan el territorio.

 

FuenteDerf
Compartir

Comentarios