Alejandro Taborda, de la Fisfe, explicó que las grandes empresas pasarán a pagar del 0,5% al 2%. También se refirió a las firmas que tributan para otras provincias.

Alejandro Taborda (LT10)

De cara a la reforma en ingresos brutos, la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) fijó su posicionamiento y destacó el “nivel de diálogo sano que se mantiene con la provincia”. “Habíamos trabajado bastante con un paraguas para que esta reforma, de la que se está bajando línea del gobierno nacional para eliminarlo en un tiempo prudencial, afectaría a las industrias santafesinas y, sobre todo, a las arcas provinciales”, esgrimió Alejandro Taborda, vicepresidente de la entidad.

Asimismo, recordó el fallo de la Corte Suprema de la Nación “contra la provincia de Santa Fe, en el caso de un reconocido laboratorio, por el cual no se podría cobrar lo de jurisdicción extraña. Sucede cuando una empresa no tiene base en una provincia y le hace un tributo a otra provincia que, generalmente, es de 4,5%. Esto afecta a la provincia en cuanto a recaudación”.

En declaraciones a LT10, el dirigente aseveró que la situación actual es que “hasta los 150 millones de pesos mensuales se está pagando el 0,5% y con este nuevo proyecto las empresas más grandes pasarían a pagar 2% en concepto de ingresos brutos, que es donde está el problema álgido”. En ese orden, Taborda aclaró que no todas las empresas venden a otras provincias.

Las grandes empresas afectadas por esta situación son unas 30 y “hay otras tantas que están en una zona gris”. “Ninguna entidad gremial empresaria puede firmar un aumento de impuestos”, consignó contundente.

Comentarios