El 4 de noviembre golpearon y fracturaron a varios jóvenes. El juez les fijó una caución de 3 mil pesos a cada uno y algunas restricciones.Cinco jugadores de rugby del club Gimnasia y Esgrima de Rosario (GER) fueron imputados ayer en Tribunales como responsables de provocar graves lesiones a los custodios de un boliche del parque España. Habían irrumpido sorpresivamente durante la madrugada del 4 de noviembre pasado para agredir a otro grupo dentro del local. Tres de las víctimas, que sufrieron severas lesiones, fueron aceptadas como querellantes en la causa, donde la Fiscalía remarcó el inexplicable grado de violencia que ejercieron los acusados. Elevarán el caso al tribunal de disciplina de la Unión Argentina de Rugby (UAR).

El hecho ocurrió hace más de un mes, pero recién ayer y después de una sigilosa investigación salieron a la luz los resultados durante una audiencia pública que se celebró en los Tribunales provinciales de Rosario.

En ese trámite, la fiscal Cecilia Brindisi, de la Unidad de Investigación y Juicio, acusó formalmente del delito de “lesiones dolosas leves calificada por el concurso premeditado de dos o mas personas” a los rugbiers por los graves incidentes registrados en el boliche de Sarmiento y el Río.

Allí, según la acusación, Lucio C., de 24 años, administrativo, con estudios terciarios; Emiliano S., 23 años, soltero, estudiante; Andrés S., 24 años, estudiante, soltero; Manuel C., de 25 años, estudiante, y Luciano F., de 27 años, entraron a las 3.30 de la madrugada del sábado 4 de noviembre y agredieron con golpes de puños y patadas a varias personas, custodios y a un empleado del boliche.

Según la mecánica del hecho que se pudo reconstruir a través testimoniales de las víctimas, clientes y registros fílmicos, el grupo comenzó a ocasionar disturbios, en medio de los cuales agredieron a golpes a otros jóvenes, identificados como L. V.; A. L. y M. Z. que estaban dentro del local.

En ese momento intervino personal de seguridad del lugar para separar y tranquilizar la situación, procurando sacarlos del boliche para evitar más incidentes.

Sin embargo, los rugbiers no depusieron su conducta y siguieron tirando golpes de puños y varias patadas.

Fracturados

Ya en la vereda, dos empleados fueron agredidos nuevamente. Un custodio recibió un golpe en la nariz que le provocó una fractura, y una patada en la pierna que derivó en una fractura de tibia y peroné.

Otro personal de seguridad que logró identificar como su agresor a Manuel C., recibió un tremendo golpe en el rostro que le generó hundimiento de encías, desplazamiento dental y fractura maxilofacial.

Los rugbiers se retiraron del lugar por Sarmiento, pero después de segundos regresaron, amenazaron a otro custodio y lesionaron a una persona que trabaja en el área de relaciones públicas del boliche. Tres de las víctimas debieron ser asistidas en el Sanatorio Británico y el hecho fue denunciado oficialmente en la comisaría 3º.

Investigación

El caso fue tomado por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), que inició una investigación. La fiscal Brindisi expuso la calificación del hecho ante el juez José Luis Suárez, los imputados y los abogados defensores. En algunos casos atribuyó lesiones leves, pero en otros, como en el de los tres querellantes, habrá que esperar el tiempo de recuperación y rehabilitación, ya que pueden modificarse por lesiones graves.

La funcionaria formalizó la presentación de las evidencias, conformada por el acta policial, testimoniales de las seis víctimas y testigos presenciales, videos de las cámaras de seguridad del boliche y los informes médicos donde se constatan las lesiones y tiempo de recuperación.

Al tratarse la medida cautelar, la fiscal acordó la libertad con una serie de reglas de conducta: firma semanal ante la Oficina de Gestión Judicial (OGJ), prohibición de salir del país, de concurrir al boliche donde se generaron los incidentes, de comunicarse por cualquier medio con las víctimas y una caución real no inferior a los 1.000 pesos.

Tras ser aceptada por el juez, la querella, que en representación de tres de las víctimas encabezó el abogado Paul Krupnik, sólo adhirió a la prohibición de acercamiento y de concurrir al establecimiento donde se desató la golpiza.

Por su parte, los abogados defensores Gabriel Navas y Gonzalo Rucci, por Luciano F., Manuel C. y Emiliano S.; Gustavo Feldman por Lucio C. y Gustavo Rébori por Andrés S., hizo una serie de planteos conjuntos para rechazar la cronología y ocurrencia del hecho.

Según Feldman, “la descripción hecha por el MPA fue confusa”. Además cuestionó a la fiscal “por estigmatizar” a los imputados con la denominación de “rugbiers”. Y se opuso a la medida alternativa de caución, de prohibición de salir del país y a la firma semanal en la OGJ.

Navas indicó que “no hay riesgo de entorpecimiento probatorio” y ofreció a los padres de los imputados como tutores. Luego se les otorgó la palabra a los acusados, que proclamaron su inocencia. El único que dio su versión del incidente fue Lucio C.

Tras realizar consideraciones sobre la responsabilidad y conciencia de la fortaleza física que deben tener los deportistas que practican rugby frente a otros ciudadanos, el juez Suárez convalidó la acusación bajo el encuadre que escogió la Fiscalía.

El magistrado dispuso como alternativa a la prisión preventiva de los cinco imputados la presentación quincenal ante la OGJ, la prohibición de ausentarse del domicilio por mas de un mes (antes deben pedir autorización al tribunal) de concurrir al boliche y de todo tipo de contacto con las víctimas por cualquier medio. Y les fijó a cada uno una caución real de 3.000 pesos.

Bajo la lupa. Algunos agresores integran la primera división de GER.

Comentarios