Adriana Molina, flamante secretaria ejecutiva del área metropolitana, definió los objetivos de la articulación entre la ciudad capital y las localidades aledañas. Los servicios y el turismo, los temas preponderantes que comprometen a unos 600 habitantes.

Adriana Molina (LT10)

Unas 600 mil personas habitan en lo que se denomina el Gran Santa Fe. No son pocas las cuestiones comunes que afectan a las distintas localidades que lo componen. Por esa razón, Adriana Molina fue designada secretaria ejecutiva del Área Metropolitana, a instancias de una decisión de José Corral, con el aval de la Daniela Qüesta, jefe del Municipio santotomesino, Ana Meiners, intendenta de Esperanza, Rodrigo Fernández, intendente de Laguna Paiva y Carlos Kaufmann, presidente comunal de Santa Rosa de Calchines. Todos ellos conforman el directorio del Ente Metropolitano.

“El punto es poder formar una agenda común mirándonos como conglomerados urbanos, entendiendo que tenemos problemas comunes aun cuando en cada lugar impactan de un modo diferente. Tenemos que juntarnos y sumarnos para encontrarles soluciones”, sostuvo la execoncejal este lunes al ser consultada por LT10.

En relación con los acuerdos entre las diferentes localidades, Molina precisó: “Es lo que me pidieron: mucho diálogo, tratar de encontrar acuerdos, hacer una agenda de verdad, entre todos, con nuestras particularidades. Obviamente, Santa Fe es la ciudad cabecera, pero tenemos que respetar desde la pequeña comuna de Arroyo Aguiar, hasta Santo Tomé o Esperanza que son las otras ciudades importantes”.

Asimismo, la flamante secretaria planteó la necesidad de entablar vínculos con los gobiernos nacional y provincial. “Hay temas como circunvalar, el gas, el agua potable. Qué hacemos con el desarrollo económico. No es lo mismo vernos como un ‘mercado’ de 500 mil vecinos y vecinas que un ‘mercado’ de casi 600 mil. Esto también tiene que llamar a nuevas inversiones –adujo–, a nuevas posibilidades de trabajo o el turismo”.

Finalmente, Molina consideró que el “gran desafío” poder concebir la región como “área metropolitana”. “El ejemplo del turismo es muy concreto porque si sólo nos miramos como ciudad vamos a tener una cantidad posible de visitantes y una cantidad posible de trabajo genuino. Ahora, si ponemos en valor a Santa Fe ciudad como un espacio de turismo histórico, cultural, educativo, pero nos unimos al turismo de la Costa ya estamos brindando un nuevo tipo de turismo”, argumentó.