El Jurado de Enjuiciamiento hizo lugar a las siete presentaciones que plantearon mal desempeño del magistrado por haber beneficiado a Sebastián Wagner, condenado ahora a perpetua.

Finalmente, se resolvió el inicio de un jury al juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Rossi. El Jurado de Enjuiciamiento resolvió hacer lugar a las 7 presentaciones que, básicamente, plantearon lo mismo: mal desempeño del magistrado al haber otorgado una salida a Sebastián José Luis Wagner, quien fue condenado a prisión perpetua por el asesinato a Micaela García.

Los vocales Daniel Carubia y Bernardo Salduna se pronunciaron en contra de que se avance con el jury. Los demás integrantes votaron por la admisibilidad de las peticiones, una de ellas realizada por la actual ministra de Gobierno, Rosario Romero (PJ). Quienes impusieron su voto positivo fueron la vocal Susana Medina de Rizzo; el senador Lucas Larrarte (Frente para la Victoria); el diputado Daniel Koch (Frente Renovador); y por el Colegio de Abogados de Entre Ríos Jorge Campos y Roberto Behéran.

Ahora se deberá resolver si el juez incurrió o no en una mala praxis judicial al haberle otorgado la libertad a Wagner, pese a informes negativos que tenía el presidiario, confirmaron medios entrerrianos.

Incluso durante el juicio por el femicidio de Micaela García, la estudiante de 21 años asesinada en abril último en Gualeguay, el juez entrerriano que liberó casi dos años antes en otra causa a uno de los acusados del hecho seguía en funciones y con 7 pedidos de jury en su contra.

Rossi dejó en libertad a Wagner en 2016 a pesar de que en 2012 había sido condenado a nueve años de prisión por someter sexualmente a dos estudiantes. Su pena vencía el 16 de julio de 2018 pero el magistrado entendió que estaban dadas las condiciones para otorgarle la libertad condicional a pesar de que los informes del servicio penitenciario lo desaconsejaban.

Luego de que Micaela fuera asesinada el 1 de abril último tras ser interceptada cuando salió de un boliche rumbo a su casa, diferentes sectores impulsaron pedidos de enjuiciamiento al magistrado por mal desempeño de sus funciones.

El primer pedido se formalizó el 8 de abril, luego de la aparición del cuerpo de Micaela, y desde entonces el Jurado de Enjuiciamiento se reunió en tres oportunidades, aunque se ocupó de trabajar sobre las recusaciones que impuso la defensa del magistrado sobre sus integrantes.Los abogados de Rossi, Guillermo Vartorelli y Miguel Cullen, recusaron primero al presidente del Jurado, el diputado peronista Diego Lara, y luego en forma sucesiva a cada uno de los otros integrantes.

Rossi sumó varios pedidos de jury; del senador Nicolás Mattiauda (Cambiemos), de la organización civil Red de Alerta, del senador por el departamento La Paz, Aldo Ballestena (FPV); del bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV), de los bloques de diputados y de senadores de Cambiemos, de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina, de los diputados María Elena Tassistro (del bloque Frente Renovador-Unión Popular) y Ricardo Troncoso (del bloque unipersonal Recuperación Radical) y de la Asamblea Participativa de Mujeres.

Luego del hallazgo del cadáver de Micaela, Rossi fue escrachado en su casa de Gualeguaychú y tuvo numerosos cuestionamientos por su desempeño. Tras una licencia de veinte días, entre el mes de abril y mayo, el juez volvió a sus funciones en el Juzgado a su cargo en Gualeguaychú.

Sebastián Wagner fue condenado la pena de prisión perpetua, mientras su ex patrón recibió cinco años de cárcel por encubrimiento y el hijo de su ex pareja fue absuelto. “No estamos conformes y no nos vamos bien. Estamos sobrellevando lo más doloroso: nuestra hija no va a volver, a mi hija nadie me la va a traer de vuelta. Lo que yo quiero es que descanse en paz”, dijo Andrea Lescano, la madre de Micaela.

Durante dos horas y media, el Tribunal de Juicio y Apelaciones, integrado por María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, leyó los fundamentos del fallo que condenó a Wagner (30), quien no estuvo presente en la sala de audiencias, por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal y homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causa y violencia de género”.

En la resolución, los jueces decidieron “unificar la pena con la anterior de reincidencia por los delitos de abuso sexual con acceso carnal que había sido dictada por el tribunal de Concepción del Uruguay”.

“Wagner fue quien secuestró, violó y mató a Micaela en un contexto de violencia de género”, se destacó en el fallo, que fue escuchado con atención por los padres de la joven, amigos, conocidos y periodistas que tuvieron acceso a la sala de audiencias por primera vez desde que comenzó el debate.

También, los jueces criticaron duramente al fiscal Ignacio Telenta y al abogado Jorge Impini, representante de la familia de Micaela, por haber acusado a Néstor Pavón (35), dueño de una gomería y patrón de Wagner, como coautor del abuso sexual y el homicidio de la joven.

“No existen elementos probatorios que permitan acreditar que Pavón participó de los eventos. Ni siquiera se ha demostrado que haya intervenido otra persona”, dijeron los jueces en sus fundamentos, en los cuales también señalaron que “la fiscalía le creyó a Wagner de punta a punta, algo incomprensible para el tribunal”.

“Insostenibles, fantasiosas, absurdas y disparatadas son las declaraciones de Wagner que buscan inculpar a Pavón”, se destacó en la resolución. Por eso, los jueces condenaron a Pavón por “encubrimiento agravado” a cinco años de prisión efectiva, a pesar de que había llegado al debate acusado del mismo delito que Wagner en carácter de coautor, y que la fiscalía y la querella habían pedido que sea condenado a la pena de prisión perpetua.

El abogado Horacio Barretto, defensor de Pavón, dijo que “quedó claro que no existió participación en el hecho” por parte de su cliente, ni siquiera encubriendo el femicidio, y adelantó que apelará el fallo.

Finalmente, el tribunal decidió absolver a Gabriel Otero (21), hijo de la pareja de Wagner, quien había llegado a juicio acusado de encubrimiento.

“Se pudo comprobar mi inocencia, desde el primer momento estuve tranquilo y siempre certero de lo que decía, de mis declaraciones, siempre creí en mi inocencia”, sostuvo el joven, a quien el padre de Micaela le dio un abrazo al terminar la audiencia.

Micaela fue vista con vida por última vez la madrugada del 1 de abril último, cuando regresaba a su casa en Gualeguay luego de haber concurrido del boliche King de esa ciudad.

Para los jueces, Wagner “venía persiguiendo con su Renault 12 Break a la víctima desde hacía varias cuadras” hasta que finalmente la secuestró, luego “permaneció diez minutos donde fue atacada” y “se alejó del lugar”.

“Se fue cerca a la planta de reciclado donde permaneció 35 minutos. Luego tomó ruta nacional 12 hacia el norte hacia el establecimiento ‘Seis Robles’ donde alrededor de las 8.30 fue visto el rodado. Wagner abusó sexualmente y le quito la vida comprimiéndole el cuello hasta asfixiarla en un contexto de violencia de género”, explicaron los jueces.

Luego, agregaron que “Wagner ocultó el cuerpo de Micaela a unos 21 metros del camino de tierra que lleva a la localidad de Calderón”.

Tras la desaparición de Micaela, se inició un amplia búsqueda que tuvo repercusión nacional hasta que el 7 de abril, Wagner fue detenido en la localidad bonaerense de Moreno junto a su padrastro. Un día después, se encontró el cadáver de la joven cerca de la ruta nacional 12.

Para los jueces, fue importante la declaración de Nora González, pareja del ahora condenado y madre de Otero, quien dijo que lo encontró “en un estado calamitoso y embarrado, con lesiones en su cuerpo” y señalaron que Wagner es un “abusador sexual serial y asesino que tuvo en vilo al país”.