Se presenta este martes en un acto público en el Museo de la Casa Rosada.

El presidente Mauricio Macri aprobó el Primer Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos (2017-2020), que será presentado este martes en un acto público en el Museo de la Casa Rosada.

A través de un decreto publicado en el Boletín Oficial, se aprobó el plan, el cual será anunciado en un acto del que participarán el presidente Macri, el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

El programa contiene un conjunto de iniciativas basadas cinco ejes temáticos que incluyen la continuidad de los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, así como inclusión, no discriminación e igualdad; seguridad pública y no violencia; memoria, verdad, justicia y políticas reparatorias; acceso universal a derechos y cultura cívica y compromiso con los derechos humanos.

“Se pone de manifiesto que no hay políticas individuales, sino que los derechos humanos atraviesan a todos los ministerios. Los derechos humanos deben ser una política de Estado”, afirmó Avruj.

En un comunicado oficial, el ministro amplió: “Es la primera vez en la historia que Argentina asume un desafío de esta naturaleza. Es un hecho incontrastable que da testimonio de que, para nuestro país, los derechos humanos constituyen una política de Estado. Se trata de la profundización de temáticas que definen el nuevo paradigma de derechos humanos que encarna la gestión, que incorporó por primera vez a la política pública y a la estructura orgánica de gobierno, las ideas de diversidad y pluralismo cultural”.

“Uno de las medidas más relevantes en este sentido, tiene que ver con el decreto que suscribió el presidente Mauricio Macri, que reconoce la importancia del Decenio Internacional Afrodescendiente proclamado por Naciones Unidas y compromete al gobierno a realizar acciones de visibilización y promoción de derechos de toda esa comunidad. También se ha priorizado la temática de los pueblos originarios, con el objetivo de proteger, garantizar y promover el acceso a los derechos de las comunidades a lo largo de todo el territorio del país. Se decidió, además, que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) pasara a la órbita de Derechos Humanos, procedente de Desarrollo Social. Aquí el cambio de paradigma implica entender a los Pueblos Originarios como sujetos de derecho, y no desde una perspectiva asistencialista”, consignó.

Entre otras políticas, el ministro destacó: la labor que realiza la Dirección General de Políticas Públicas Integrales de Diversidad Sexual, el derecho a la identidad, las consignas de Memoria, Verdad y Justicia para los crímenes cometidos durante la última dictadura, entre otras.