Se produjo un incendio. Un adolescente de 14 años murió. Hay otros dos con graves heridas.


Un adolescente falleció trágicamente ayer por la mañana por un incendio en el cementerio de la pequeña localidad de Colonia Santa Teresa, en el sur de la provincia de La Pampa.

Otros dos chicos (un varón y una nena) fueron trasladados al Hospital Lucio Molas de Santa Rosa y permanence internados allí con gravísimas lesiones provocadas por la inhalación de monóxido de carbono, revela El Diario de La Pampa.

Los chicos habían ingresado al predio durante la madrugada y se metieron a un depósito, utilizado por los empleados municipales para guardar herramientas. El fuego se habría producido cuando intentaron encender una salamandra con combustible.

“La autopsia determinó que la muerte no fue como consecuencia de las quemaduras sino por la inhalación de monóxido de carbono, de acuerdo a lo que me confirmó el médico forense”, confió anoche a El Diario el fiscal Juan Butista Méndez.
El incendio fue advertido por un empleado del cementerio. “Fue a buscar, a las 7 de la mañana, la llave de un depósito de herramientas, un local que sirve de matera. No la encontró donde debía estar. Fue hacia el lugar y vio hollín por una ventana. Y quejidos desde adentro. Se asustó y fue a buscar ayuda”, dijo una fuente policial.

El hombre le pidió ayuda al intendente, Raúl Weymann, quien a su vez llamó a un policía.

“Tuvieron que forzar y destrozar la puerta para entrar”, explicó la misma fuente. Del lugar salió caminando un adolescente gravemente herido. Además rescataron a otra chica, con quemaduras gravísimas. Y en el interior quedó el cuerpo de otro chico, calcinado.

 

El fiscal Méndez destacó que “en base a los primeros datos preliminares que tenemos de la División Criminalística creemos que pudo haber una explosión de un bidón de nafta y que todo se desencadenó alrededor de las 2 de la mañana… hay un reloj de pared que quedó en parte derretido y detenido a las 2.20 horas. Teniendo en cuenta que fueron encontrados alrededor de las 7 de la mañana por un operario, estamos hablando de casi cinco horas de inhalación de ese humo”.

En cuanta la puerta trabada, indicó: “la llave fue encontrada en el bosillo de la campera de unos de los chicos, que estaba quemada hasta la mitad…esa cerradura tiene la particularidad que solo se puede abrir desde afuera hacia adentro. Por eso una vez que pusieron llave quedó trabada. Incluso han intentado abrir con fuerza la puerta porque dentro del local encontramos un pedazo de picarporte que se les rompió al intentar abrir la puerta”.

Un trabajador fue a buscar al intendente Raúl Weymann, que llegó al lugar junto a la Policía. Para entrar tuvieron que romper la puerta y uno de los chicos pudo salir caminando. Él fue el que dio los primeros detalles sobre lo ocurrido.

“No se le entendía prácticamente nada. Pero dijo que habían venido a tomar mate y que quisieron prender una salamandra con gasoil. Y que ahí se prendió todo fuego”, le contó el intendente a El Diario.

FuenteLa Voz
Compartir

Comentarios