Los defensores del joven, quien está con prisión domiciliaria, aducen que el arma hallada en la lancha no perseguía fines ilícitos

Matías Horacio Messi irá esta mañana a Tribunales junto a sus abogados defensores y se presentará en la sala de audiencias de la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) para solicitar una revisión de la medida cautelar que lo tiene con prisión domiciliaria en una vivienda de la zona sur. Fuentes judiciales indicaron que el hermano mayor del astro del fútbol mundial le solicitará al juez Andrés Donnola su libertad. El pedido se funda en que el arma encontrada en la lancha donde fue hallado el joven de 35 años no tenía como propósito fines ilícitos.

Matías deberá hacerse presente ante el pedido de revisión de la cautelar. Un trámite que la defensa deberá argumentar ante el juez de la etapa preparatoria, Donnola, y ante los fiscales de la Unidad de Cibercrimen y Arma de Fuego, Lucas Altare y Matías Ocariz.

Básicamente, lo que los doctores Ignacio Carbone y Froilán Ravena plantearán en la audiencia es que su defendido sea beneficiado con la libertad. Entre otros elementos, se argumentará que el arma encontrada no tuvo el fin de provocar ilícitos. Bajo esta hipótesis de figura penal moderada se permitiría solicitar la libertad del imputado.

Cabe recordar que Matías está imputado por portación ilegal de arma de guerra (un delito que establece una pena mínima de 3 años y 8 meses). El 30 de noviembre pasado fue remolcado por un pescador mientras navegaba a la deriva en una lancha en el Paraná, a la altura de Fighiera.

La embarcación estaba manchada de sangre de proa a popa y cuando los pesquisas fueron a secuestrarla encontraron una pistola Bersa 380 con aptitud para el disparo, seis proyectiles en su interior pero sin haber sido deflagrada.

La sangre hallada en la lancha es compatible con seres humanos según las primeras muestras. La familia Messi indicó que se trató de un accidente. El joven habría encallado contra un banco de arena después de haber zarpado de un muelle en el country Puerto Esperanza, de General Lagos.

El impacto le habría producido múltiples fracturas en paladar, mandíbula y labios, por lo que debió ser operado y permaneció en el sanatorio Parque una semana.

Matías debe permanecer con una medida morigerada. Se trata de una prisión domiciliaria para permitir que el imputado se recupere de las lesiones en un ámbito con asepsia y según lo recomendado por los médicos tratantes. Una visita de policías en forma esporádica y la garantía ofrecida por Jorge, su padre, fueron las medidas ofrecidas y por la cual se convino esta modalidad.

Esta cautelar vence el próximo 23 de diciembre al mediodía. Sin embargo, a partir de las 8 de hoy, todo podría cambiar. De obtener la libertad, el hermano mayor de Lionel tendrá la opción de transitar sin problemas por la vía pública. Lo que habrá que definir es si el juez Donnola accede al pedido de revisión. Y luego qué nuevas restricciones decide aplicarle: libertad bajo fianza con comparendo ante la Oficina de Gestión Judicial en forma regulada; y si el beneficio le impone la prohibición para salir del país.

Los fiscales Altare y Ocariz tomaron posesión de la lancha incautada en Prefectura Naval de Villa Constitución, donde podría haber algún impacto compatible con el choque.

De todos modos, el nudo gordiano de la causa es el hallazgo del arma, la que fue encontraba con manchas de sangre en sus cachas.

Un tema central de debate en el expediente es si la sangre hallada en la embarcación pertenece en su totalidad al imputado.

Cabe recordar que cuando Matías fue dado de alta el lunes pasado del sanatorio de Oroño al 800, se sometió a una revisión del médico forense y a la toma de una muestra de sangre.

La misma será sometida a análisis de ADN para corroborar lo afirmado bajo la hipótesis de un accidente náutico como el causal de sus lesiones en el rostro. Aún no hay plazos para los resultados.

Hasta el momento, Matías se encuentra con prisión domiciliaria en una vivienda de la zona sur, propiedad de la familia Messi.